Fin del conflicto colombiano en manos de votantes escépticos
Protestantes anti-FARC en la plaza principal de Bogotá, Colombia. Bloomberg/La República
Enviar

El mandatario Juan Manuel Santos está pidiendo al pueblo colombiano que tolere muchas cosas que son difíciles de digerir, para poder poner fin a cinco décadas de conflicto con rebeldes marxistas. Según encuestas, muchos colombianos se van a rehusar.
El acuerdo de paz finalizado la semana pasada después de cuatro años de diálogo con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) otorgaría a los exguerrilleros diez curules en el Congreso después de una rebelión armada que dejó miles de muertos.


También permitiría que líderes de las FARC se salven de ir a prisión por los crímenes cometidos durante los enfrentamientos, siempre y cuando sean honestos al momento de testificar ante los tribunales, y los eximiría de cubrir el costo de reintegrar a los combatientes a la vida civil, aunque muchos colombianos sospechan que estos tienen una fortuna escondida.
Ninguna de estas medidas es popular, sin embargo el electorado deberá aprobar tanto estas como otras medidas en un referendo que tendrá lugar el 2 de octubre para que el acuerdo pueda ser aprobado.
Según Santos, una votación de “no” significaría el fin del proceso de paz y un retorno a la guerra, aunque él mismo predice que los colombianos respaldarán un acuerdo que ofrece paz por primera vez en medio siglo.
Una votación para el “sí” no es algo que esté asegurado, según Christopher Sabatini, profesor de política internacional y pública de la Universidad de Columbia.
“Al parecer va a ser una votación apretada”, expresó Sabatini. “La clave va a ser quién controlará la narrativa, y como explicará Santos algunas de las sorpresas que están en el paquete de paz, como las diez curules para las FARC en el Congreso”, agregó.
Por ahora las encuestas de opinión están divididas. Según un sondeo de Ipsos Napoleón Franco que fue publicado en la revista Semana a principios de mes la mitad de los colombianos se opondrá al plan, mientras que el 39% lo respaldará y 11% aún no se decide.
Una encuesta de Datexco publicada el 26 de agosto encontró que el 39% apoyaría el acuerdo, y un 28% se opondría, mientras que una encuesta de Invamer publicada el 17 de agosto también mostró una ventaja cómoda para el “sí”.
Las guerrillas financiaron su campaña militar con secuestros, cobrando “impuestos” al tráfico de cocaína y la extorsión de negocios legítimos. Estados Unidos busca a la mayoría de sus principales líderes por varios crímenes y ha ofrecido recompensas millonarias por ellos.
A los votantes se les preguntará: “¿Apoya usted el acuerdo para poner un fin al conflicto armado y establecer una paz estable y duradera?”
La votación para el “sí” puede ser afectada por la falta de popularidad del gobierno, dada la coyuntura actual de una situación económica que sigue empeorando. La economía se expandió 2% en el segundo trimestre respecto al año anterior, su ritmo más lento desde 2009, mientras que la tasa de inflación llegó a su nivel más alto en 16 años el mes pasado.


Ver comentarios