Logo La República

Martes, 11 de diciembre de 2018



BLOOMBERG


Fernández cuida moneda ante elecciones

Redacción La República [email protected] | Viernes 12 agosto, 2011



Fernández cuida moneda ante elecciones

El peso argentino está registrando las menores bajas entre las monedas latinoamericanas conforme el gobierno redobla los esfuerzos para protegerlo de una caída mundial en los activos de los mercados emergentes.
En agosto, el peso se debilitó un 0,4% a 4,1575 por dólar, según datos que recopiló Bloomberg. Comprar el peso argentino con préstamos tomados en los Estados Unidos, el llamado “carry trade”, redundó en una pérdida de 0,03% en agosto, frente a una caída de 6,42% para los inversores que realizaron la misma transacción con el peso mexicano, la moneda de peor desempeño de la región este mes, según datos reunidos por Bloomberg.
La presidente Cristina Fernández de Kirchner, de 58 años, ordenó al banco central limitar la caída del peso para lograr el apoyo de los votantes durante su campaña para ser reelegida en octubre, dijo Bret Rosen, estratega de deuda latinoamericana de Standard Chartered Bank. Esa política está reduciendo las reservas en divisas, que cayeron de un récord de $52.600 millones en enero a $50.300 millones el miércoles, mientras que las de Brasil treparon 21% a $349.300 millones.
“Usan esas reservas en forma bastante activa para asegurarse una depreciación lenta y sin sobresaltos del tipo de cambio”, señaló Rosen en una entrevista desde Nueva York. “Quieren mantener un tipo de cambio ordenado y predecible entre ahora y las elecciones como mínimo”.
El rendimiento de los bonos del gobierno en pesos indexados por inflación con vencimiento en 2033 este mes subió 39 puntos básicos, o 0,39 punto porcentual, a 9,6%.
El peso podría debilitarse un 2,2% a 4,25 por dólar para fin de año, según la mediana de las estimaciones de quince analistas consultados por Bloomberg.
Argentina se asegurará de que el tipo de cambio permanezca estable, dijo el 9 de agosto el ministro de Economía Amado Boudou, de 48 años.
“El tipo de cambio permanecerá muy estable porque el gobierno tomará todas las medidas necesarias para distanciarnos de la crisis internacional”, señaló Boudou, compañero de fórmula de Fernández, en una declaración enviada por correo electrónico.
Los funcionarios han redoblado sus esfuerzos para mantener el peso estable “con respecto a lo que hacen habitualmente o antes de la crisis”, explicó telefónicamente desde Stamford, Connecticut, Felipe Hernández, analista de América Latina en RBS Securities Inc.
“El gobierno no quiere volatilidad en el tipo de cambio porque eso de inmediato afecta a los votantes”, dijo Federico Bragagnolo, economista de la firma de investigación de Buenos Aires Econviews. “La gente ahorra en dólares y piensa en dólares de modo que es muy sensible a los movimientos en el tipo de cambio”.
“La situación obviamente no es sostenible”, dijo Bragagnolo. “Creemos que, después de las elecciones, especialmente hacia fin de año, el tipo de cambio empezará a moverse un poco más cerca de un nivel” compatible con el índice de inflación, señaló.
Bragagnolo vaticina que el peso se debilitará a 4,3 por dólar para fin de año y a 5 por dólar para fines de 2012.
El peso el miércoles sufrió pocos cambios y se ubicó en 4,1575 por dólar estadounidense.
El rendimiento adicional que piden los inversores para tener bonos en dólares del gobierno argentino en lugar de bonos del Tesoro de los Estados Unidos el miércoles se elevó 13 puntos básicos a 754, según JPMorgan.

Buenos Aires