Logo La República

Domingo, 18 de agosto de 2019



NACIONALES


Expresidente José María Figueres “entiende” molestia de manifestantes

Esteban Arrieta [email protected] | Viernes 05 julio, 2019

José María Figueres, expresidente de la República. Archivo/La República
José María Figueres, expresidente de la República. Archivo/La República


Al considerar que los gobiernos de los últimos años han fracasado al tratar de solventar las necesidades de los costarricenses, José María Figueres, expresidente de la República, se negó a firmar la proclama que sus homólogos dieron a conocer el jueves por la tarde.

En el documento, los otros seis expresidentes hacen un llamado al diálogo y a la paz social y destacan la inconveniencia de una dolorosa anarquía que podría afectar a Costa Rica.

Lea más: Convocan marcha de blanco para respaldar a Carlos Alvarado

Sin embargo, Figueres se desliga de la proclama y señala que entiende el malestar de los costarricenses.

La declaración la brindó el expresidente liberacionista, en su perfil de Facebook ayer en horas de la noche

“No lo firmé porque también comprendo y me identifico con el malestar nacional. Tienen razón nuestros compatriotas al estar hartos! Con el alto desempleo y el estancamiento económico actual, la falta de seguridad personal y los bloqueos que nos paralizan, el costo de la vida y ahora nuevos impuestos”, dijo Figueres.

Me preguntan porqué no firmé el documento de los expresidentes que circuló hoy. Comprendo su buena voluntad.Sin embargo...

Publicado por José María Figueres Olsen en Jueves, 4 de julio de 2019

Para Figueres, muchos de los problemas nacionales nacieron o se acrecentaron en los últimos cuatro gobiernos de tres partidos diferentes.

Lea más: Molestia social tiene raíces profundas

“No reconocer eso en el documento, es pedir comprensión sin pedir perdón”, añadió.

El exmandatario abogó al mismo tiempo por el diálogo social para superar las diferencias.

Por otra parte, Figueres considera que este gobierno hereda buena parte de los retos acumulados, y que llegó con la misma buena voluntad de los otros, pero “sólo que sin derrotero”.


NOTAS RELACIONADAS