Enviar
Ex rebelde peruano genera inquietud

El costo de asegurar la deuda peruana contra un impago trepa al nivel más alto en cinco años en relación con el de la vecina Colombia debido al temor de que el ex coronel rebelde del ejército Ollanta Humala gane las elecciones presidenciales y extienda el control gubernamental de la economía.
Las permutas de riesgo crediticio a cinco años peruanas aumentaron 35 puntos básicos desde que encuestas que se dieron a conocer el 20 de marzo indicaron que aumentaba la popularidad de Humala. El martes llegaron a 154, o un 49% más que contratos similares sobre Colombia, según CMA. La brecha era de 1 punto básico el 16 de marzo, el día que Standard
Poor’s aumentó la calificación crediticia de Colombia al mismo nivel que la de Perú, BBB-, y mencionó las políticas del presidente Juan Manuel Santos, que redujeron la delincuencia y atrajeron inversión.
Perú y Colombia se han beneficiado de una mayor inversión extranjera en minería y energía en los últimos 10 años conforme recuperaban zonas que controlaba la guerrilla, lo que derivó en el crecimiento económico más rápido en 20 años en ambos países. El ascenso de Humala en las encuestas antes de la primera ronda electoral de este fin de semana elevó los costos crediticios de Perú e hizo que el sol experimentara la mayor caída entre las monedas de los mercados emergentes desde el 20 de marzo.
“Las políticas de Colombia tienen un claro rumbo de avance, mientras que no pasa lo mismo en Perú”, dijo Bret Rosen, un estratega de deuda latinoamericana de Standard Chartered Bank en Nueva York. “El temor es que Perú pueda enfrentar un cambio importante en lo relativo al clima de inversión”.
Humala, que tiene 48 años, contaba con un respaldo del 26% en una encuesta que dio a conocer el 3 de abril la firma de análisis de Lima Ipsos Apoyo, mientras que la semana anterior tenía un 21%, lo que lo ubica en primer lugar entre los candidatos que compiten por suceder al presidente Alan García durante un período de cinco años. Tres candidatos estaban virtualmente empatados en el segundo lugar, según la encuesta de Ipsos Apoyo.
Mientras que Humala ha asegurado que renegociará los contratos de minería y gas natural con los inversores extranjeros porque quiere que la sexta economía más grande América del Sur sea menos dependiente de la inversión extranjera y las exportaciones, el colombiano Santos, que tiene 59 años, ha afirmado que evitará “cambiar las reglas del juego” a los inversores extranjeros y en una entrevista del 31 de marzo dijo que no aumentaría los impuestos a la minería ni al petróleo.
“Quiero que los inversores vean a Colombia como un país serio”, dijo.
Colombia atrajo $6.760 millones de inversión directa extranjera en 2010 -el 73% de los cuales correspondió a petróleo y minería-, mientras que tuvo $7.140 millones en 2009 y un récord de $10.600 millones en 2008, según el banco central.

Lima
Bloomberg


Ver comentarios