Foto 1
Enviar

Los inversionistas no deberían cambiar mucho su estrategia de inversión para el primer semestre del año, luego de ver lo presentado en el Plan de Endeudamiento por Hacienda, que es similar al usado en 2016.

El alto grado de incertidumbre que existía respecto de acciones nuevas que ofrecerían, se disipó para el corto plazo, pero el problema reside en qué hacer al terminar el primer semestre.
El no tener claro lo que sucederá con un Plan Fiscal, que denote cómo se financiará el alto déficit fiscal durante los próximos años es un signo grande de pregunta para muchos analistas.
Por otro lado, el uso de bonos como el Título Ajustable Soberano (Tpras) que tienen un año de estar en circulación, podría segregar mercados, principalmente a la hora del cálculo de su precio, ya que está ligado a la curva soberana publicada por el Banco Central, que no refleja de forma real lo que se transa.
De igual manera, el uso de otros bonos diferentes a renta fija como los Tudes, tasa variable, tasa real, indexados a inflación entre otros, son instrumentos que se tornan totalmente ilíquidos y por lo tanto si alguien necesita vender, se dificulta en el mercado secundario por su poca bursatilidad.
“El problema reside en lo que puede suceder luego de julio y siguiente, ya que no está claro qué sucederá con respecto a un plan fiscal, por lo que no se denota cómo se hará el financiamiento del déficit en los próximos años”, dijo Emmanuel Agüero, especialista en Análisis Económico de Aldesa.
En 2017 el plan de endeudamiento del primer semestre se estructuró en ¢950 mil millones máximo, buscando tasas fijas. Para estos seis meses se espera realizar cuatro canjes de deuda.
“Por el momento no vemos una competencia por los recursos entre el sector público y privado que genere estrujamiento, que es lo que causa que las tasas de interés aumenten”, explicó el analista.
El año pasado Hacienda colocó cerca de un 41% de los títulos a tasa fija, cerca de un 22% menor a tres años y logró canjear la deuda a plazos mayores por ¢843.907 millones.
Se debe tomar en cuenta que el déficit fiscal en 2016 fue de un 5,2% del PIB y el tamaño de la deuda alcanzó el 44,9%, lo que podría llegar a ser casi un 60% para finales de 2018 sin un cambio.

Cuidado con los Tpras

Estos títulos que parecen no tener volatilidad en su rendimiento y precio, podrían ser un problema a la hora de definir su precio en el mercado secundario, principalmente por la forma en como se calcula su rendimiento, la cual no refleja el mercado.

Nombre Título Ajustable Soberano (Tpras)
Inicio Noviembre 2016
Cálculo Rendimiento neto sobre la Curva de Rendimiento Soberana del BCCR

Ver comentarios