Estridente fantasía triunfalista
Enviar
Estridente fantasía triunfalista

• Esquemático drama de actualidad, privilegia la acción por encima del análisis geopolítico.

El reino
(The Kingdom)
Dirección: Peter Berg. Reparto: Jamie Foxx, Chris Cooper, Jennifer Garner, Jason Bateman. Duración: 1:50. Origen: Alemania-EE.UU. 2007. Calificación: 4.

El año 2007 marcó el debut del escritor Matthew Michael Carnahan. Este enfrentó un tema de candente actualidad —la participación de Estados Unidos en la llamada guerra al terrorismo— en dos guiones separados, que se convirtieron en dos grandes producciones de Hollywood. La primera, titulada “Leones por corderos”, fue dirigida por Robert Redford. Más allá de algunas ambigüedades innecesarias, tiene el mérito de fomentar la reflexión y el debate.

La segunda, con dirección a cargo de Peter Berg, constituye una profunda decepción. Con una actitud manipuladora, que no tiene nada que envidiar a las viejas películas de propaganda bélica, “El reino” plantea lo que parece ser una descripción fidedigna de la situación en Oriente Medio. Después, el drama se torna esquemático, privilegiando la simple acción por encima del análisis geopolítico, sin convencer plenamente en ningún ámbito. En el fondo, es una estridente fantasía triunfalista, pues pretende complacer los anhelos del público norteamericano, visualizando una imagen reconfortante de soldados heroicos, que regresan a su casa después de cumplir una misión honorable.
Lo más valioso de la cinta es el prólogo explicativo, donde se describe el lugar de los hechos: Arabia Saudita. De manera quizá demasiado acelerada, se resume la historia de esta nación islámica: desde los años 30, cuando se convirtió en una monarquía independiente; hasta los atentados del 11 de setiembre de 2001, perpetrados en su mayoría por terroristas de origen saudita.
Lo demás es pura ficción. Cuatro agentes del FBI viajan a Riyadh, para colaborar con las autoridades locales en la investigación de un ataque suicida, en contra de un asentamiento occidental, que dejó como saldo un centenar de muertos. En tres días, los patriotas demuestran su valor y superioridad profesional, detectando pistas que los llevan a identificar a los culpables.
Aun dejando de lado las simplificaciones y el cinismo ideológico, “El reino” deja mucho que desear como propuesta espectacular. La decisión de rodar la totalidad de las escenas con cámara al hombro, debió otorgar a las imágenes un sentido de urgencia y constante tensión, como en ciertos reportajes periodísticos. En realidad, casi siempre la inestabilidad del encuadre representa un recurso gratuito, inoportuno e incluso molesto.
El reparto prometía mucho, debido a la presencia de actores consagrados como Jamie Foxx y Chris Cooper. Sin embargo, nadie sobresale en esta dudosa operación comercial, que ofrece un lamentable aporte a la causa de la incomprensión y el odio entre los pueblos.

Ver comentarios