Estrepitoso fracaso morado
Bryan Rabello, Luis Mendoza, Djaniny Tavares y Diego González hicieron su propia fiesta anoche ante Saprissa. www.imagenesencostarica.com/La República
Enviar

Saprissa se despidió por la puerta de atrás de la Liga de Campeones de la Concacaf al caer goleado 6-1 en su visita al Santos de México.
Vivieron los morados una pesadilla total en suelo azteca, condenados en el segundo tiempo especialmente por los pésimos cambios de Douglas Sequeira, que lo único que hicieron fue confundir a su equipo.
Los errores llovieron. Fallos individuales y colectivos, que son imperdonables ante un cuadro con tanto talento y recursos como el Santos –y eso que no pasa su mejor momento–.
Soportó Saprissa los primeros 30 minutos, y hasta estuvo apunto de irse al frente con un remate de Néstor Monge que salvó la barrida de un defensor, y un cabezazo de Daniel Colindres detenido de gran forma por Agustín Marchesín.
Sin embargo, los morados sufrían con las llegadas de Andrés Rentería y Djaniny Tavares, quienes habían fallado una y otra vez, hasta que Luis Mendoza le pegó un baile a Francisco Calvo para centrar al segundo palo donde completamente solo apareció Bryan Rabello para anotar.
Saprissa era ahora el obligado, tenía que empatar para avanzar, pero tenía todo el segundo tiempo para hacerlo, a eso se le unía que Rentería ya no estaba al irse lesionado.
Aún así Douglas Sequeira se precipitó y fue por todo después de regresar del camerino. Sacó a Monge por Ulises Segura, además metió a Mynor Escoe por un Diego Estrada que nunca pesó.
El cambio pareció dar resultado cuando Golobio envió un pase profundo a la carrera de Escoe, quien le ganó la partida a Ibáñez y ante el portero lo bañó para igualar.
Ni tiempo tuvo Saprissa para celebrar, Santos aceleró su máquina y en tres minutos aclaró su panorama sin tener que esforzarse mucho.
Djaniny se coló entre la defensa recibió un centro y ante la plácida marca de Arauz, ahora no perdonó, y puso el 2-1.
El mismo Djaniny le dejó servido el tercer tanto a Mendoza, que se quitó muy fácil a Carvajal y definió tranquilamente.
Se descontroló Saprissa, totalmente perdido. Golobio no tiene ritmo, Ulises es muy joven para tomar el peso del equipo, desapareció Colindres, al igual que Bolaños y Ramírez. Además, sin un recuperar nato ante la salida de Monge. Badilla, flojo todo el partido, fue sustituido por Ariel Rodríguez y la defensa naufragó aún más.
Así que Santos hizo fiesta. Carlos Izquierdoz marcó el cuarto,  Diego González, con ayuda de Carvajal, puso la manita y Escoboza se unió con el sexto.
No cayeron más goles porque Santos perdonó y además quitó el pie del gas.
Pagó muy caro Sequiera su falta de experiencia. Santos, mientras tanto, aprovechó para llenar de goles a Saprissa y darle una humillante despedida de la competición.



 



Ver comentarios