Enviar
Estar bien


El ejercicio aeróbico puede reducir el apetito
Un grupo de voluntarios con exceso de peso que hizo ejercicio aeróbico durante tres meses experimentó una disminución de la grasa corporal y de la ingesta de calorías vinculada a una reducción del apetito, según un estudio.
La disminución en la ingesta de calorías y la reducción en el índice de masa corporal están vinculadas, a niveles más altos de una proteína llamada factor cerebral neurotrófico derivado.
La información más reciente obtenida es que la proteína está relacionada con la obesidad y el metabolismo y los autores sospecharon que podría suprimir el apetito.

Café podría prolongar la vida
El consumo regular de café, es decir hasta seis tazas diarias, podría ayudar a prolongar la vida y se le vincula a una incidencia menor de enfermedades cardiacas, reveló un estudio.
Ester López García, de la Universidad Autónoma de Madrid y autora principal del estudio, advierte que es preciso profundizar en esa conclusión con otros estudios.
Los investigadores analizaron los datos de 84.214 mujeres y de 41.736 hombres, que no padecían de cáncer o de enfermedades cardiacas.

Advierten sobre riesgos de los móviles
Veinte científicos de Europa y Estados Unidos, en su mayoría cancerólogos, lanzaron un llamamiento sobre los riesgos de los teléfonos móviles, en particular para los niños.
En el texto, con diez recomendaciones de precaución, publicado por el dominical Journal du Dimanche, piden que no se autorice a los menores de 12 años a utilizar un móvil, salvo en caso de urgencia.
Recalcan que los órganos en desarrollo son los más sensibles a la “influencia posible de la exposición a los campos electromagnéticos”.
Entre otras precauciones, aconsejan que en las comunicaciones el usuario mantenga el teléfono a más de un metro del cuerpo, es decir, que usen el dispositivo de altavoz o Bluetooth.

Trabajar horas extras puede causar depresión
Trabajar horas adicionales a las normales se asoció con niveles mayores de ansiedad y depresión, tanto en hombres como en mujeres, en especial entre trabajadores de ingresos menores y empleados menos habilidosos, según Elisabeth Kleppa, de la Universidad de Bergen en Noruega.
El vínculo entre trabajo extra y ansiedad y depresión fue más fuerte entre hombres que trabajaron hasta 100 horas por semana. Los hombres con tales horarios tenían una mayor tasa de trabajo manual pesado y de turnos, y niveles inferiores de destreza y educación.
Ver comentarios