Estados Unidos fue demasiado
Enviar
Estados Unidos fue demasiado
Ya solamente un partido separa a los norteamericanos de la presea dorada en baloncesto

Argentina fue digna, batalló, luchó, creyó en el sueño, iba por el milagro, no se dio por menos ante la constelación de estrellas que significa la selección estadounidense, pero por más corazón que puso el “Dream Team” una vez más aceleró el paso, fue brillante en los aros y derrotó sin contratiempos a los suramericanos por 109-83 en la semifinal olímpica.
Tal como fue el augurio de algunos al inicio del torneo, su rival en la final será España, quienes a primera hora se repusieron de un partido bastante flojo e improductivo en el inicio para volcar las acciones en el tercer periodo y derrotar a Rusia con un 67-59, 47 de esos puntos marcados en la segunda parte.

Cuando no es Kobe Bryant, es Lebron James, sino Carmelo Anthony, pero en esta ocasión fue Kevin Durant, figura del Oklahoma City Thunder quien con 19 puntos, máximo anotador en el juego, dio el paso al frente para dirigir la victoria de su escuadra.
Al medio tiempo la esperanza albiceleste se mantenía viva, el equipo hacía buen trabajo en defensa y era impulsado principalmente por los aportes de Luis Scola (15 puntos) y Emanuel Ginóbili (18). Una vez más el equipo de Julio Lamas presionó arriba y por lapsos hizo ver mal a su rival.
Igual que en el encuentro de primera ronda, los de las barras y las estrellas impusieron sus condiciones conforme avanzaba el reloj y en el fin del tercer cuarto zanjaron diferencia con un 74-57 que lucía lapidario. La entrada de Durant le dio un vuelco al partido.
Los clavos del ataúd argentino fueron los tres triples consecutivos de Anthony al final del cotejo, que confirmaban la esperada cita por todos que tenían los estadounidenses con la batalla por el oro.
Ahora, los españoles tendrán una reedición y revancha de la final perdida hace cuatro en Pekín 2008, cuando cayeron 118 a 107 ante sus rivales del domingo. El rendimiento de los ibéricos tampoco ha dejado a todos satisfechos; ante Francia y Rusia, La Roja demostró problemas en el arranque, que reponen con el paso del partido.
Esto luce como una peligrosa situación ante el favoritismo de Estados Unidos, pero primero los peninsulares debieron librar un duro duelo ante los rusos y vengaron la caída sufrida en primera fase.
La experiencia y 16 puntos de Pau Gasol fueron trascendentales para derribar a un contrincante que al fin del juego se derrumbó, no superó el golpe anímico de la vuelta que le dieron en el marcador y acumularon un error tras otro, para así terminar derrotado.
España tiene el reto que aparenta ser imposible, el “Dream Team” supone la principal prueba para cualquier equipo de baloncesto del mundo, por lo que al igual que los “ches”, más que corazón, ruegan por una buena tarde de Gasol y compañía.

Sergio Alvarado
[email protected]

Ver comentarios