Estados Unidos apura campaña de elecciones legislativas
Tanto republicanos como demócratas estadounidenses apuraban las últimas horas que quedaban para hacer su campaña electoral, antes de los comicios legislativos. AFP/La República
Enviar

Estados Unidos apura campaña de elecciones legislativas

Republicanos y demócratas apuraban ayer las últimas horas de campaña electoral en Estados Unidos antes de los comicios legislativos de hoy martes, una pugna por el control del Senado que determinará los dos últimos años de mandato Barack Obama, presidente de ese país.
Los seis asientos que necesitan los conservadores para arrebatar el control de la Cámara alta a los demócratas y hacerse así con el de la totalidad del Congreso, acaparan los cálculos y estrategias de los dos partidos que exprimen las últimas horas de campaña en estados clave como Colorado o Iowa.
Consciente del poder de las minorías en su estado, en especial el de la latina, Mark Udall, senador demócrata por Colorado, arrancó este lunes sus actos de campaña dirigiéndose a los hispanos y acompañado por pesos pesados de su partido para esa comunidad, que allí supone un 12% del electorado.
Ken Salazar, quien fuera secretario de Interior y el representante por Illinois y Luis Gutiérrez, uno de los mayores líderes demócratas en la defensa de los derechos de los inmigrantes, se acercaron a Denver para acompañar a Udall en el sprint final e intentar movilizar a los votantes latinos.
El demócrata protagoniza junto a Cory Gardner, republicano una de las batallas más apretadas de los comicios de hoy, de cuyo resultado muchos dicen que dependerá el color final del Senado.
Aunque desde el comienzo de la campaña las predicciones eran favorables a los conservadores, los últimos sondeos son aún más optimistas para ellos, otorgándoles además de las victorias seguras en Montana, Dakota del Sur y Virginia Occidental, muchas opciones de imponerse en Arkansas, Luisiana y el propio Colorado.
Pese a que los pronósticos no son muy halagüeños para los demócratas, lo cierto es que la contienda aún está abierta gracias a un puñado de estados bisagra en los que las encuestas dan resultados muy apretados que todavía alimentan sus esperanzas.
Tanto Obama, quien apenas ha aparecido en los actos de campaña debido a sus bajísimos niveles de popularidad, como Joe Biden, vicepresidente, consideraron hoy que su partido será capaz de mantener el control del Senado, aunque sea por un margen mínimo.
Josh Earnst, portavoz de la Casa Blanca, explicó este en una rueda de prensa que la convicción de ambos se basa en que los demócratas tienen un argumento muy fuerte a su favor si los votantes acuden a las urnas movidos por la cuestión central de esta campaña, que es apoyar al candidato que está peleando por las políticas que benefician a las familias de clase media.
Sin embargo, confiados por los análisis casi unánimes de los expertos sobre su victoria final, los republicanos continúan muy seguros respecto a los resultados.
Mitch McConnell, líder de la minoría republicana en el Senado, quien además de buscar su reelección por Kentucky aspira a ser el líder de la Cámara alta si su partido logra la mayoría, aseguró ayer que la victoria está en el aire y prometió desmantelar la agenda política de Obama en cuanto se finalice el escrutinio.
Además del gran valor en juego, el control del Senado del que se elige un tercio, en los comicios de hoy, Estados Unidos también renovará la totalidad de los 435 representantes de la Cámara baja, 36 gobiernos estatales y celebrará diversos referéndums.


Washington /EFE

Ver comentarios