Espacio para empresas eléctricas se agota
Las empresas privadas aportan unos 800 megavatios al sistema eléctrico nacional. Una de ellas es la Central Hidroeléctrica Río Lajas, ubicada en Turrialba. Gerson Vargas/La República
Enviar

Solo pueden producir 70 megavatios más

Espacio para empresas eléctricas se agota

Suministro energético futuro en riesgo

Pronto las empresas eléctricas privadas, conocidas como cogeneradoras, ya no tendrán cabida para producir más energía en Costa Rica.

201302212157400.n11.jpg
Lo anterior porque el límite de participación en el mercado que les otorga la ley está cerca de cumplirse y no hay luz verde para que se pueda ampliar.
Esa situación pone en riesgo el suministro eléctrico a futuro, tomando en cuenta que la energía producida por las empresas ha sido vital para evitar apagones hasta ahora.
Además recarga sobre el Instituto Costarricense de Electricidad  la presión de financiamiento y construcción de los plantas eléctricas que se necesitarán para abastecer el mercado en los próximos años.
Los casi 140 megavatios (MW) que contrató el ICE ayer a un grupo de empresas son los penúltimos que generarían los privados mediante las normas actuales.
Ello porque solo queda un remanente de 70 MW para otorgarles a los empresarios eléctricos.
Con esa energía alcanzaría para abastecer a unos 130 mil hogares, considerando que con un megavatio se atienden poco menos de dos mil familias.
Si todo sale como lo establecido en junio, se daría la contratación de los últimos proyectos eléctricos que podrían realizar los cogeneradores.
Eso trunca el fuerte deseo que tienen de ampliar su presencia en el mercado eléctrico.
Actualmente los empresarios tienen proyectos en estado de elegibilidad por el orden de los 400 megavatios, que no podrán ver la luz si no se les abre más espacio de participación.
Costa Rica tiene dos leyes que facultan a privados construir y operar plantas eléctricas. Eso sí, solo con recursos limpios como agua, viento o sol.
Cada una de estas los autorizan a construir hasta un 15% de la capacidad eléctrica que tenga instalado el país. Eso son unos 800 megavatios en total.
Una de las leyes faculta a los cogeneradores a construir proyectos de hasta 50 MW cada uno, operarlos por hasta 20 años y al término del contrato trasladárselo al ICE para que lo siga aprovechando.
En ese caso, el 15% del límite ya fue copado por lo que no hay espacio para construir una sola planta eléctrica más.
La otra norma lo que hace es permitir a los empresarios construir la planta de hasta 20 megavatios y al término de la relación el contrato puede ser prorrogado, modificado o traspasado.
Es ahí donde aún queda espacio para construir por los menos cuatro proyectos más, que todos sumen una producción de 70 MW.
Ayer la presidenta Laura Chinchilla le solicitó a Teófilo de la Torre, presidente del ICE, que sacara a concurso a más tardar en junio el resto de proyectos que aún pueden realizar los privados.
Al cumplirse la capacidad máxima de participación que tienen los cogeneradores, lo único que podría permitirles ampliar su participación es una nueva ley.
En ese sentido ha habido varios proyectos en la corriente legislativa pero no han podido ver la luz por diferencias entre las fracciones legislativa.
Para tratar de conciliar un texto más moderado, este gobierno envió uno de contingencia pero tampoco ha encontrado el consenso suficiente para ser aprobado.
El gobierno reconoce que si no se aprueba una reforma al modelo eléctrico se corre el riesgo de que las tarifas sigan subiendo pues se debería consumir más combustibles para atender la demanda de la población.
En cuanto a los proyectos contratados ayer, deberán entrar en operación en 2015.

Danny Canales
[email protected]

 

Ver comentarios