Escasean fondos para sistema de becas de UCR
Se estima que un 26% de los estudiantes que ingresaron a la UCR en 2008 con una beca, dejó la universidad.
Enviar

Programa dejó de ser autofinanciable desde hace 12 años

Escasean fondos para sistema de becas de UCR

Ajustes en costo de créditos y matrícula podrían balancear presupuesto

¿Aumentar el precio de la matrícula, cobrar a quienes lleven más de 12 créditos, o invertir menos en infraestructura y equipamiento? Esta es la disyuntiva que enfrenta la Universidad de Costa Rica (UCR) para no desfinanciar su fondo de becas.

201409242354450.n44.jpg
El sistema dejó de ser autosostenible desde hace 12 años, según la Contraloría. Actualmente, el 65% de los recursos se toma del Fondo Especial de la Educación Superior (FEES).

Lo anterior implica que el otorgamiento de becas y la sostenibilidad del programa se pondrían en riesgo si se reduce la subvención del Estado.

“La situación se genera porque los gastos del sistema vienen en aumento y los ingresos no. La UCR no tiene una estrategia y debe valorar fuentes de financiamiento”, dijo Manuel Corrales, gerente de la Contraloría.

La brecha se viene ensanchando. La estimación es que a 2017, la UCR necesitará tomar ¢24 mil millones del FEES para financiar el sistema.

Anteriormente, el pago de los derechos de matrícula era el que sujetaba las becas. No obstante, el ajuste en el precio de los créditos no recupera ni el alza en el costo de la vida.

Adicionalmente, persiste la directriz de que solo se pagan 12 créditos, es decir que la población que puede llevar más que eso es exonerada, independientemente de si cuenta con los recursos económicos.

Otro problema es que los gastos del sistema vienen en aumento, aun cuando el aporte al estudiante resultaría insuficiente, indica la Contraloría.

“Los beneficios complementarios como residencias, alimentación, reubicación geográfica y ayudas económicas no alcanzan para que los estudiantes satisfagan sus necesidades y estén en igualdad de condiciones al resto”, añadió Corrales.

Por ejemplo, la UCR otorga ¢61.250 para pago de alquiler, pero en el mercado los precios rondan entre ¢75 mil y ¢81.278 por mes, indica un análisis a 2.021 estudiantes.

Se estima que un 26% de los estudiantes que ingresaron en 2008 con una beca, dejó la universidad, pero se desconoce si se asocia al tema económico.

Los desertores arrastran una deuda con la universidad de ¢384 millones. La UCR trabaja en nuevo reglamento para hacer cobros más efectivos e incluso judiciales.

Otro de los hallazgos es que a 2012, un 51% de los estudiantes becados, no había obtenido un título universitario, pese a tener cinco años en el centro de estudios.

LA REPÚBLICA intentó obtener una entrevista con Henning Jensen, rector de la UCR, pero no respondió a los mensajes dejados en la Oficina de Divulgación.

Las universidades públicas, incluyendo a la UCR, no eluden el hecho de que cerca de un 50% de sus estudiantes es becado.

El financiamiento del FEES aumentará hasta alcanzar el tope del 1,5% del PIB en 2018, en el marco del incremento del 8% del PIB para educación. Actualmente, la UCR es la que recibe el mayor porcentaje.

María Siu Lanzas
[email protected]


Ver comentarios