Escáner detecta afecciones del hígado sin biopsia
“Esta nueva tecnología no invasiva permite obtener información que de otra forma solo sería posible con una biopsia de hígado”, advirtió María Amalia Matamoros, especialista de cirugía hepatobiliar y trasplante. Esteban Monge/La República
Enviar

Con un escáner al hígado una nueva tecnología permitirá detectar alguna enfermedad sin necesidad de una biopsia.

Se trata de la primera máquina de diagnóstico del hígado disponible en el país que no es invasiva, su nombre es FibroScan.

Esta novedosa tecnología permite al especialista obtener la información que solo se podía conseguir por medio de una biopsia; es decir, atravesando una aguja en ese órgano para tomar una muestra.

Ese procedimiento al ser invasivo puede conllevar a otras complicaciones como por ejemplo sangrados internos.

Esta tecnología tiene dos elementos de información: fibrosis (inflamación) y el grado de grasa del hígado. De esta manera, con el escáner se puede detectar cirrosis, cáncer y otras enfermedades hepáticas.

“Es el único equipo que existe en el mercado que le puede decir a ciencia cierta si tiene el hígado graso; ya que para detectarlo se hace por ultrasonido y las imágenes son difíciles de interpretar; mientras que con el FibroScan se hace un diagnóstico mucho más acertado”, explicó María Amalia Matamoros, especialista de cirugía hepatobiliar y trasplante del Centro de Enfermedades del Hígado.

Se estima que un paciente puede someterse a ese escaneo y tener una respuesta de su condición entre 15 y 20 minutos.

La prueba no duele, es fácil y el resultado es inmediato. El costo del estudio con este aparato ronda los $500.

El estudio está indicado en personas con problemas establecidos en el hígado, pacientes con grasa en ese órgano, hepatitis autoinmune, B o C y personas con problemas de alcoholismo.

También, para quienes tienen alguna inflamación crónica, por toxicidad, por alimentación y se les aconseja a los diabéticos, ya que tienden a presentar hígado graso.

Sin embargo, puede haber personas que no presentan ningún síntoma y que al momento de realizarse este tipo de estudios de forma preventiva encuentran algún parámetro anormal.

Detectar a tiempo alguna enfermedad servirá no solo para dar un control y evitar complicaciones, que incluso pueden provocar que el paciente requiera un trasplante, sino para corregir malos hábitos y mejorar la calidad de vida.

Alta incidencia

Se estima que entre el 30% y el 40% de la población padece de hígado graso. Durante el año pasado los hospitales de la Caja efectuaron unos 12 trasplantes de hígado

Entre 2012 y 2015 unas 1.094 personas fallecieron por cáncer de hígado
De ese total:
-621 eran hombres
-473 eran mujeres

Fuente: Registro Nacional de Tumores, del Ministerio de Salud

Ver comentarios