Es hora de romper esquemas
Cuando decidí estudiar criminología mis padres tomaron una actitud de “lo acepto, pero no lo comparto”, dijo Lourdes Morales. Esteban Monge/La República
Enviar

Solo un 20% de las mujeres ticas trabaja en seguridad

Es hora de romper esquemas

Entrevista: Lourdes Morales, subgerente de Seguridad de Walmart

La inserción de las mujeres en el mundo laboral es cada vez mayor; sin embargo, existen algunos sectores en los que ha sido más lenta su contratación.
El ámbito de la seguridad es uno de ellos, tradicionalmente ha sido ocupado por hombres y ha costado romper con el mito de que la mujer no se puede desempeñar correctamente en las funciones que conlleva un cargo de este tipo.
En el país se han hecho esfuerzos para incluir a más trabajadoras en el área de seguridad, impulsados por el Ministerio de Seguridad en los últimos cuatro años.
En dicho periodo, 941 mujeres fueron contratadas, de ellas 668 para cargos como funcionarias policiales y el resto en puestos administrativos, indicó Lys Espinoza, directora de Recursos Humanos del Ministerio.
La institución la intengran en un 20% mujeres, que equivalen a casi 2.900 trabajadoras.
Aun así, existen mujeres que rompen con los paradigmas, un caso de éxito es Lourdes Morales, subgerente de Seguridad de Walmart para Centroamérica y México, quien logró ser líder de una empresa con trayectoria.

¿Cómo inició su gusto por la criminología?
Desde que tenía unos 14 años tomé la decisión de estudiar en aquel momento la carrera de investigación criminal.
Aprovechaba las exposiciones abiertas para tocar el tema. Todos en mi familia y el ambiente de estudio creían que era una cuestión temporal.
Al final aceptaron mi decisión pero no sentí todo el apoyo. Empecé a trabajar para costearme los estudios.
Saqué investigación criminal en un colegio universitario.
Después continúe con el bachillerato en criminología y luego licenciatura con énfasis en seguridad organizacional.

¿Cuáles fueron los mayores retos que enfrentó?
Me incorporé al ámbito de la seguridad a los 20 años.
En ese momento tenía dos grandes inconvenientes por los cuales me pasaban la factura: uno era ser mujer y otro ser muy joven.
Tuve que enfrentarme con personas machistas que no pueden concebir a una mujer trabajando en una labor históricamente desempeñada por hombres.
He tenido que enfrentarme con personas que no creen en mi criterio, resistencia de hombres machistas.
Me acuerdo de un señor que me dijo abiertamente: “yo no acepto órdenes de mujeres”.

¿Cuál fue la experiencia que más marcó su carrera profesional?
Cuando estaba haciendo el TCU, en el OIJ, la principal tarea era atender los delitos en el sitio. Constantemente me enfrenté a la muerte, llegar a un sitio y encontrar personas fallecidas.
Recuerdo, hace ya casi diez años, falleció un niño en un hospital privado, por lo que llaman muerte de cuna. Yo andaba con dos agentes hombres.
La madre tenía el bebé en brazos y cuando ya nos teníamos que ir para llevar al bebé a que le hicieran la autopsia.
Ella me pidió que lo cargara y dijo: “yo le pido que se lleve a mi bebé en brazos, porque como mujer solo usted puede comprender el dolor que yo tengo en este momento”.

¿Cuáles metas se traza a corto plazo?
Siempre Walmart me ha permitido la posibilidad de desarrollarme dentro de la organización, la mira es poder seguir escalando.
Ya decidí llevar una maestría en gerencia de proyectos, para que me ayude a potenciar mis habilidades en el tema de la administración, que es un elemento importante.
También, seguir aportando a la sociedad, y a la mujeres que también están en esto abrirles mayores oportunidades.

 

María Fernanda Cisneros
[email protected]
@mcisnerosLR

 

Ver comentarios