Enviar

¿Es el fin de los créditos baratos?


201310272106500.col3.jpg
Estas semanas, la Tasa Básica Pasiva (TBP) ha mostrado tener un piso que se ubica en los 6,5% que se alcanzaron en setiembre anterior. Desde hace ya cinco semanas el indicador ha "bailado" con sus redondeos entre la cifra anterior y 6,60%, pero definitivamente se niega a bajar.

Esto es una noticia relevante para las personas que tienen una deuda ligada a este indicador. Dado que los bancos, mutuales, cooperativas y financieras, estuvieron pagando menos este año por las captaciones a plazo (con las que se calcula la TBP); por ello algunas se dieron el lujo de ofrecer créditos en condiciones excepcionales, con tasas semifijas y bajas, muy similar a lo sucedido en 2008.

Pero al parecer hay vientos de cambio tanto en el mercado nacional como el internacional, y si bien es cierto la tasa podría no subir mucho la verdad es que hay posibilidades de que se repita la historia de horror de 2009, cuando la TBP casi se triplicó, con respecto al año anterior y muchos deudores perdieron sus casas, carros, locales y quedaron con deudas mucho más caras que las que habían contraído.

Este año la TBP se ha movido entre un 9,2% y un 6,5%, siendo el promedio 6,97%. Pero este año la inflación es baja (5,37% anualizada) y hubo una restricción crediticia que impidió a los bancos captar más para prestar más.

Sería bueno si está pensando pedir un préstamo, sobre todo si es a largo plazo, que trate de amarrar, este año, una tasa fija por el mayor tiempo posible. Si su crédito está ligado a la TBP, sepa que probablemente este indicador no bajará del 6,5% y hay posibilidades (debido a factores como el déficit fiscal, y las políticas externas que se piensan para 2014) que esa tasa tenga un aumento.

La TBP funciona en este país como un termómetro de los precios de los préstamos, y la temperatura está subiendo.

Carolina Acuña
[email protected]

Ver comentarios