¿Es la consultoría adecuada para mi empresa?
Enviar

Para la mayoría de los empresarios el término consultoría les suena a soluciones mágicas, soluciones complejas y por sobre todo soluciones caras. Todo lo anterior está muy lejos de la realidad.

La consultoría es la herramienta más adecuada para la potencialización de un negocio. Muchos empresarios sienten que requieren dinero para hacer crecer su negocio, cuando no tienen un plan de inversión serio o debidamente planificado.

Hace un tiempo vi una empresa que invirtió más de ¢60 millones en planos constructivos, permisos y otros sin haber hecho un estudio de factibilidad inicial y una hoja de ruta clara. Ahora, dicho proyecto con un potencial de negocio de $4.5 millones se encuentra varado porque la empresa no cuenta con recursos necesarios para lograr la inversión. Todo por no acudir a un consultor en gestión de proyecto a tiempo.

Por el contrario, la Bizcochería, una empresa familiar en Guanacaste, gracias a una consultoría integral ahora es  una franquicia, con su debido branding y buenas normas de gobierno corporativo. Actualmente la empresa factura más de $400 mil al año con un 25% de ganancias netas, pagando salarios a los mismos socios.

Escoger un buen consultor conlleva un proceso de análisis entre características académicas del mismo, experiencia y actitud. Usted necesita un consultor que lo guíe y sea emprendedor al mismo tiempo.

Muchas veces me sucede que los empresarios se asustan con las observaciones de los consultores y creen que esos ajustes no son necesarios. No es por casualidad que según datos del Ministerio de Economía, Industria y Comercio señalan que más del 90% de las pymes no crece en volumen de negocios a nivel nacional.

La consultoría principalmente debe de enfocarse en una primera etapa en buenas gestiones de gobierno corporativo (abogado), en segunda instancia branding (un especialista en branding no necesariamente es un diseñador gráfico), contabilidad (contador), procesos (ingeniero industrial o en alimentos) y financiero.

En segunda instancia, todas las empresas deberían tener un asesor en estrategia, ya sea empresarial o de innovación. Todas las empresas siempre necesitan un mentor.

Por lo general escucho a los empresarios lamentar no tener tiempo para ser creativos o realmente “gerenciar”, por eso la consultoría es la herramienta ideal para ello. Los consultores pueden pensar de forma creativa porque tienen cierta “libertad” conceptual.

Algunos empresarios dicen que un consultor no es un empresario y por ende no los va a entender, pero la consultoría es un negocio en sí mismo, lo que pasa es que es intangible.

Los consultores son expertos en áreas puntuales que le permiten equipar a su empresa de las herramientas necesarias.

Los consultores no son magos, tampoco se engañe creyendo que una consultoría le va a corregir sus problemas en un par de sesiones. Los resultados llegan con trabajo en equipo, tiempo y esfuerzo. Es una inversión que sí genera retorno pero depende de que usted cumpla con lo señalado por el consultor.
 


Ver comentarios