Ensalada cara en Siria
Enviar
Ensalada cara en Siria

El conserje sirio Jameel Abdul-Razzak dice que ya no puede permitirse comprar pepinos, tomates y lechuga para la ensalada diaria que acostumbraba comer su familia.
El precio de algunas hortalizas en Damasco se ha quintuplicado desde que comenzó el levantamiento contra el presidente Bashar al-Assad en marzo del año pasado, según las cifras oficiales. Trasladar a los trabajadores a los campos y transportar los productos al mercado se ha vuelto peligroso y caro. Para las personas como Abdul-Razzak, que en una entrevista telefónica dijo ganar $200 mensuales, eso significa cambiar los hábitos de consumo.

Los sirios de todo el país se ven castigados por la inflación, en momentos en que la violencia hace que los alimentos y otros productos básicos sean difíciles de conseguir.
Las sanciones a las ventas de petróleo han afectado la capacidad de Siria para obtener moneda extranjera que pueda utilizarse para adquirir bienes de exportación.
El producto interno bruto se contraerá un 10,2% este año, según la Economist Intelligence Unit (EIU, por sus siglas en inglés), unidad de investigación del semanario The Economist, en tanto un número creciente de personas ve cómo su estilo de vida cae a niveles de subsistencia.
“Ahora esta es una economía de supervivencia”, declaró Ibrahim Saif, economista que es académico residente en el Centro Carnegie de Oriente Medio de Beirut. “En tiempos de crisis, uno renuncia a muchas cosas, deja de ir a los restaurantes, deja de prestar dinero”.
El ministro de Agricultura Subhi al-Abdullah instó a los sirios a “sembrar lo que puedan sembrar y criar cualquier animal o ave de corral que puedan criar”, informó el 24 de setiembre el diario estatal Al-Thawra. Dijo que Siria está “en estado de guerra y todos debemos compartir nuestros recursos”.
La economía por sí sola probablemente no haga caer el gobierno de Assad, expresó Ayesha Sabavala, economista de la EIU.
“Han logrado manejarse con pocas reservas de divisas reduciendo las importaciones y comprando solo las esenciales”, explicó telefónicamente.
La EIU calcula que las reservas monetarias de Siria para fin de año se reducirán en $3.000 millones, lo que equivale a 4,2 meses de importaciones, respecto de los $19.500 millones que tenía el país a fin de 2010.
Siria recibe apoyo financiero de sus aliados Rusia e Irán, agregó Sabavala.
Las ciudades y pueblos de toda Siria han quedado devastados por el conflicto, en especial Aleppo, centro comercial que ha sido el escenario de los combates más intensos de los últimos meses, cuando fue sometido a bombardeos aéreos y de artillería.
Más de 30 mil personas han muerto en el país, según los grupos opositores.
El primer ministro sirio Wael al-Halqi calculó los daños en 2 billones de libras sirias ($29.000 millones). Esa cifra equivale aproximadamente a la mitad del PIB de 2010, según los cálculos del FMI.
La inflación oficial superó el 36% en julio.
El gobierno, que dice que los rebeldes son terroristas con apoyo extranjero, ha exhortado a que continúe la vida comercial normalmente desde que comenzó la revuelta.

Bloomberg

Ver comentarios