Enviar
Energía buena, bonita y barata

El tema de la generación de energía geotérmica en la región es oportuno, dada la inauguración el mes pasado de la segunda fase de la planta de San Jacinto en Nicaragua, un proyecto de la estadounidense Ram Energy Resources Inc., que incrementará la capacidad instalada del país en hasta 36 megavatios.
Si Centroamérica maximizara sus recursos geotérmicos se podría reducir considerablemente su dependencia de las plantas térmicas, ahorrando hasta unos $500 millones al año, con base en los precios actuales del petróleo. Además, la energía geotérmica es limpia, ya que emite vapor y solo una pequeña fracción del dióxido de carbono producido
por las plantas térmicas.
Además de Ram, la empresa costarricense estatal productora de electricidad opera la planta Miravalles, ubicada al norte de este país, mientras que la italiana Enel tien
e una operación en El Salvador, y la compañía estadounidense Ormat Technologies Inc. produce la energía geotérmica en Guatemala.
El total de potencial sin explotar en Guatemala, Honduras, Nicaragua y El Salvador —los países con mayor actividad geotérmica— es de alrededor de 1.500 megavatios, que abastecerían cerca del 20% de la demanda actual de electricidad regional, o sea de 700 mil y 800 mil hogares. Centroamérica posee actualmente una capacidad geotérmica de aproximadamente 500 megavatios.

Negocio de oportunidad fue publicado originalmente en el sitio de negocios y economía regional Centralamericalink.com, una publicación de República Media Group
Ver comentarios