Logo La República

Lunes, 19 de noviembre de 2018



ACCIÓN


En golf manda Europa

Dinia Vargas [email protected] | Lunes 29 septiembre, 2014

Graeme McDowell logró una espectacular remontada para ganar a Jordan Spieth, y Europa con 12 puntos ya olía a campeón. ADRIAN DENNIS-AFP/La República


En golf manda Europa

El equipo del Viejo Continente obtiene tercera Copa Ryder consecutiva

Europa es la nueva casa de la Copa Ryder. Ya son tres años consecutivos que el título permanecerá en el Viejo Continente tras proclamarse nuevamente campeón ante Estados Unidos.

El dominio en los últimos años de los europeos es claro, en ocho de las últimas diez ediciones terminan levantando el prestigioso trofeo hacia el cielo, ya sea que lo ganen de manera solvente como sucedió esta vez en el campo escocés Gleneagles, o con milagro incluido como hace dos años en Medinah.
16,5 a 11,5 fue el marcador final en esta edición 40, después de una ronda final de juegos individuales donde los campeones fueron superiores.
Salieron al campo con una ventaja de 10-6, un marcador “peligroso” que recordaba perfectamente lo sucedido en suelo californiano allá en 2012 cuando Europa remontó para ganar.
Ante este panorama no quiso exponerse el capitán de los azules, Paul McGinley y apostó por mezclar su equipo, hombres fuertes al arranque y al final.
Lo mismo hacía el experimentado Tom Watson, jugaba sus mejores cartas al inicio, en busca de puntos que le dieran un golpe de motivación al equipo.
Los principiantes Jordan Spieth y Patrick Reed inician el día, mientras del otro bando estaban Graeme McDowell y Henry Stenson.
Pero el primer punto de la última jornada tuvo otro protagonista, Rory McIlroy. El mejor golfista del mundo arrolló a Rickie Fowler. Cuatro birdies y un águila en los seis primeros hoyos fueron mucho para Fowler, que perdió 5 y 4 (cinco hoyos a favor cuando quedaban cuatro por jugar).
McIlroy, no tan superior en los días anteriores, sacó su golf en el mejor momento para dar un golpe de autoridad que encendía al público.
Y más vibró Escocia cuando el también norirlandés McDowell se recuperaba de tres hoyos abajo para vencer en el 17 a Spieth. Ya era dos puntos lo que necesitaba Europa para retener la corona.
Reed le dio por unos minutos vida a Estados Unidos al derrotar a Stenson en la última bandera.
Pero, el alemán Martin Kaymer volvió a demostrar que la Ryder y él se llevan muy bien, y terminó pasando por encima de Bubba Watson (4 y 2).
Phil Mickelson venció a Stephen Gallacher (2 y 1) y Martin Kuchar a Thomas Bjorn (4 y 3), lo que hacía que Europa tuviera que esperar más por ese punto que le faltaba.
Justin Rose, el mejor jugador a lo largo de la semana, le sacaba medio punto a Hunter Mahan, quien carga con los fantasmas de derrotas pasadas.
Sería al galés Jamie Donaldson a quien le tocara sumar el punto del campeonato, luego de ganar a Keegan Bradley (4 y 3).
Quedaban todavía cuatro juegos en el campo cuando ya Europa celebraba. Sergio García venció en una dura batalla a Jim Furyk. Ian Poulter celebró su empate ante Web Simpson. El inglés es de los más queridos de la fanaticada, luego de convertirse hace dos años en el héroe del equipo, de ahí que fue uno de los elegidos del capitán. También empataron Victor Dubuisson y Zach Johnson. Lee Westwood fue el único jugador europeo que no estuvo tan bien, terminó sucumbiendo ante Jimmy Walker.
Al final la leyenda de Watson no le alcanzó a Estados Unidos, que como caballero felicitó a un campeón, que entre risas, abrazos y champaña celebró otra vez ser el mejor equipo del mundo.

Dinia Vargas
[email protected]
@dvargasLR