Empresas se recuperan de escándalo de la carne en Brasil
Imagen con fines ilustrativos. Shutterstock/La República
Enviar

Después de 11 días de arrestos, acusaciones de sobornos y un temor internacional por la seguridad de los alimentos, puede ser que ya haya pasado lo peor para la industria brasileña de la carne.

Tras haber sido excluidas de algunos de sus mercados más importantes, las empresas brasileñas de carne han recuperado el acceso a la mayoría de ellos en los últimos días.

Hong Kong, el mayor destino de la carne brasileña de res, fue el último en levantar las restricciones, dijo el martes el Ministerio de Agricultura de Brasil.

"Trae alivio para la industria", dijo Francisco Turra, exministro de Agricultura que ahora encabeza la Asociación Brasileña de Proteínas Animales. La medida también "reduce la posibilidad de exceso de suministro en el mercado interno".

La policía federal de Curitiba, en el estado brasileño de Paraná, anunció su investigación "Carna Fraca" el 17 de marzo. Dijo que 21 compañías estaban involucradas en el soborno de inspectores federales de carne, y ofreció detalles espeluznantes sobre carne contaminada y adulterada.

Tras la atención prestada a las revelaciones, la industria brasileña de la carne y el gobierno iniciaron una campaña masiva en los medios de comunicación para tranquilizar al público. El impacto general sobre la demanda nacional de carne de res y pollo parece limitado hasta el momento.

Blairo Maggi, ministro de Agricultura de Brasil, que ha estado en una ofensiva diplomática desde que surgió el escándalo de la carne, anunció el martes que ninguna de las 174 muestras recolectadas en 22 estados desde el escándalo mostró que la carne fuera inadecuada para el consumo humano.

Hasta el martes, sólo 13 mercados continuaban cerrados, entre ellos México y Qatar. En total, esos países representaron sólo el 5% de las exportaciones de carne de Brasil el año pasado, según datos del gobierno.

Ver comentarios