Enviar

Desahogar la capital ante el colapso de carreteras será tarea de nuevas rutas

Eludir San José, meta de intersectoriales

Ruta la Uruca - Goicoechea fue modificada y pasará por los centros de cada ciudad

201309270016370.n4.jpg
Contra reloj, con calles colapsadas, un hundimiento que desató el caos y una sociedad harta de las presas, así entrarán en funcionamientos las rutas intersectoriales que llevaban cinco años en el olvido y que la próxima semana se convertirán en la solución salvadora del transporte público ante la crisis.
Las carreteras nacionales no dan abasto, los dobles carriles y los semáforos inteligentes se quedaron cortos para una creciente flota vehicular y los usuarios ahora tendrán que confiar en los servicios de buses que los llevarán por la periferia josefina sin entrar al centro.
El tiempo ya es un problema, para cruzar de Escazú a la Uruca en hora pico se tarda —en carro— poco más de 50 minutos, hacerlo en bus toma más de una hora, por eso las interlíneas se perfilan como la única apuesta para reducir esos tiempos de viaje.
La solución que encontrarán los usuarios de autobús en estos servicios consiste en evitarse la molestia y el retraso de ingresar a San José para hacer transbordo y dirigirse a otro sector, explicó Silvia Bolaños, viceministra de Transportes.
Los viajes iniciarán a las 5 a.m. y el último será a las 7 p.m.
Además, se destinarán 36 buses para cubrir los tres trayectos con el objetivo de fortalecer el servicio.
En horas pico se brindarán cuatro viajes por hora, es decir, cada uno pasará por las diferentes paradas con diferencia de 15 minutos entre un servicio y otro, lo mismo ocurrirá en horario común, pero cada media hora.
Aunque todavía está en proceso la fase de definición de las paradas, el Mopt comenzará a demarcarlas este fin de semana y colocarán rótulos en algunos puntos para brindar información a los usuarios.
La ruta que comunicará la Uruca con Goicoechea tuvo variaciones en el trayecto para mejorar la cobertura.
Ahora, pasará por los parques centrales de Tibás, Moravia y Guadalupe, este cambio se definió en un viaje de prueba realizado por los transportistas la mañana del jueves, el recorrido tarda 50 minutos aproximadamente.
Ganar la confianza de los usuarios será otro reto de las nuevas rutas de bus. El proyecto inicial de las intersectoriales en 2008 fracasó por problemas legales, dos años más tarde tampoco se pudieron implementar por atrasos en la planificación, dijo Maritza Hernández, presidenta de la Cámara de Transportistas.
Ahora, la alternativa se pone a disposición de un mercado que debe decidir si sufre en su propio carro las presas o lo hace en los buses.
El hundimiento en Circunvalación detonó una impostergable crisis vial. Incluso obligó el cambio de horarios a empleados públicos lo que finalmente se tradujo en una prolongación de los embotellamientos en hora pico.
Unir zonas urbanas y comerciales es una buena opción.
No se trata de una medida definitiva, el decreto publicado aclara que es una solución temporal para mitigar la afectación ocasionada por el cierre en Circunvalación.
Si resulta una buena medida, y además rentable para los empresarios, las interlíneas podrían regresar para quedarse el próximo año.
Pensar en un viaje entre Desamparados y Moravia que tarde poco menos de una hora y no obligue al usuario a entrar a San José y caminar casi un kilómetro entre una parada y otra es —sin duda— una oferta tentadora.
Evidentemente, habrá días más complicados que otros, las presas no se pueden eliminar y los múltiples choques diarios que retrasan el tránsito tampoco, pero al final las intersectoriales arrancarán la próxima semana con el propósito de ayudarle al usuario. La apuesta final la tiene usted.

Manuel Avendaño
[email protected]
@MavendanoLR

 


 

Ver comentarios