Siany Villalobos Argüello

Siany Villalobos Argüello

Enviar
Martes 12 Diciembre, 2017

Elección de una carrera profesional

Recién terminan los jóvenes de quinto o sexto año los exámenes de bachillerato, felicitaciones para aquellos que lograron alcanzar la meta y fuerza para aquellos que están cerca de alcanzarla.

Inicia una nueva etapa en la vida de estos jóvenes y en la de sus familias, llega la hora de tomar la decisión ¿Cuál carrera estudiar? Para algunos es muy simple ya que lo tienen claro. Para otros, las cosas no son tan sencillas debido a presiones externas: situación económica, aprobación de exámenes de admisión, familiares o de amistades.



En ocasiones se tiene la visión de escoger una carrera exclusivamente por conveniencia económica, algo que no está del todo mal, pero no puede ser la única, ni la principal característica para tomar la decisión, que marcará la vida para el futuro.

Adoptar una profesión debe hacerse con cuidado y conocimiento de sí mismo (a) estimulado desde la niñez, y de las experiencias personales que le permita al estudiante responder qué, cómo y cuándo, y a tener conocimiento de sus atributos, intereses, valores, aptitudes y análisis del entorno.

Las personas deben conocer sus destrezas y habilidades para elegir su futuro profesional, esta decisión debe permitir satisfacción y el desarrollo pleno como persona a lo largo de su existencia.

Elegir una carrera pesando solamente en cuánto dinero va ganar le puede condenar a la insatisfacción personal y llegar a convertirse en una tortura por no contar con la vocación para ejercer de forma ética y profesional.

Es fundamental que los padres de familia colaboren en el proceso de elección vocacional, pero no deben olvidar que la decisión final pertenece al estudiante, donde entran en juego aptitudes e intereses.

Los intereses juegan un papel fundamental, tienen una carga emocional importante que genera deseos de lograr, realizar o aprender algo.

La familia o amigos pueden colaborar con los jóvenes en la toma de la decisión de que estudiar, mostrando las múltiples carreras, haciendo notar las consecuencias de una mala elección y las oportunidades laborales, por ejemplo en la actualidad hay carreras saturadas, que no ofrecen opciones laborales, mientras que en el mercado existen otras ofertas para profesionales que pueden estar acorde a las aspiraciones personales.

Las personas deben elegir una carrera profesional de forma consciente, libre y sin presiones, luego de analizar los beneficios y perjuicios de una escogencia particular, que al preferir se sientan satisfechas y realizadas.

Un análisis que no puede dejar de realizarse al elegir es: investigar sobre los tipos de carreras, universidades que la imparten, acreditaciones del centro de estudio, ubicación geográfica de la universidad, contemplando costo económico para desplazarse, tiempo de desplazamiento y carga académica, conocer claramente los requisitos de ingreso, costos de los cursos, planes de estudio, horarios, duración y títulos a obtener.

Para los jóvenes que deben trabajar y estudiar dada la situación económica de sus familias y que deben aportar para resolver los problemas de subsistencia familiar, les recomiendo, no abandonar sus estudios y mucho menos sus sueños y deseos de llegar a ser profesional, no duden ni por un momento que se puede lograr el éxito, se lo dice alguien que superó dicha situación, las limitaciones más severas son las que nosotros mismos nos imponemos, adelante y éxitos en su elección profesional.