Federico Malavassi

Federico Malavassi

Enviar
Miércoles 30 Diciembre, 2015

No podemos salir de Centroamérica, tenemos que mejorarla totalmente. No hay que salirse del SICA sino mejorarlo. No podemos ser arrogantes y altaneros. Hemos de ser inteligentes y tener mucha visión de futuro (liderazgo)

El triunfo en La Haya

Ciertamente, la resolución del tribunal de La Haya en el último diferendo con Nicaragua fue un triunfo completo. En toda la línea del litigio. Solo faltó la condenatoria en costas para hacer el gane completo (lo cual no es muy común, sobre todo en un tribunal que tiene más interés en que las cuestiones se sigan sometiendo a su jurisdicción, que en sentar precedentes del estilo de los daños punitivos). Incluso, es menester señalar que nos fue mejor que en el litigio anterior.
El costo monetario del litigio internacional ha sido grande. No es barato litigar en estos tribunales internacionales. La cuenta asciende a millones de dólares. Es innegable que ello es mejor que cualquier guerra, escaramuza o costo en vidas humanas. Tal asunto no admite discusión.
Sin embargo, sí cabe preguntarse acerca de si hay alguna otra mejor manera de llevar la relación con el Gobierno de Nicaragua. No es adecuado que los vecinos estén llevando su relación en los tribunales. La historia abunda en esos malos ejemplos. Tiene que haber mejor camino y tenemos que encontrarlo.
Este el punto medular. Sabemos cómo han sido en general los gobiernos nicaragüenses, deberíamos tener más liderazgo al respecto y llevar mejor las relaciones internacionales.
No podemos levar anclas y llevarnos nuestro país a otra parte. Estamos fijados aquí y ahora, con Nicaragua a la par, con Centroamérica (ahora extendida a Panamá y Belice, incluso República Dominicana) como nuestro entorno real. Es nuestra indefectible realidad y tenemos que asumirla. ¿Queremos ser líderes? Pues a ejercer el liderazgo en nuestro destino real.
Algunas veces no hay más remedio que pelear, litigar, pleitear y reclamar. Pero deberíamos apuntarnos a tener una región más desarrollada, mejor integrada, más progresista, más abierta y con más oportunidades.
Algunos vecinos se llevan mal y van de pleito en pleito: interdictos, reclamos penales, pleitos por medianerías y la vida parece la maldición gitana. La gente tendrá la opción de irse y vivir mejor, aunque a algunos les gusta estarse entre escritos y jueces. El caso es que no podemos llevarnos nuestro país para ninguna otra parte. Lo que podemos hacer es cambiar todo el entorno, empezando por nosotros.
No podemos salir de Centroamérica, tenemos que mejorarla totalmente. No hay que salirse del SICA sino mejorarlo. No podemos ser arrogantes y altaneros. Hemos de ser inteligentes y tener mucha visión de futuro (liderazgo).
Hay que empezar por casa. Tampoco se valen la soberbia y el orgullo que pone divisiones. Tampoco es factible arrogarse la representación nacional (que la tienen los representantes y no el Ejecutivo) para descalificar otras expresiones nacionales. Es menester cambiar de actitud para construir un buen futuro, para progresar juntos y para salir adelante.
No podemos pretender tener el liderazgo mundial en nada si ni siquiera somos capaces de llevarnos bien con nuestros vecinos, de mejorar nuestro entorno o, al menos, dar un buen ejemplo al respecto.
 

Federico Malavassi