Enviar

En el sector público los esquemas de evaluación de desempeño de los trabajadores no se encuentran basados en productividad, sino más bien en presencia física y esto deberá cambiar para que exista el teletrabajo

El teletrabajo requiere marco adecuado

Es indudable que las nuevas tecnologías están cambiando la forma en que vivimos. Sucede a distinta velocidad y de diversas formas en cada país, de acuerdo con el grado de su desarrollo, con las iniciativas y decisiones de sus gobiernos para realizar los cambios necesarios.
Las comunicaciones, la educación, la asistencia en salud, son buenos ejemplos de aspectos de la vida que varían de manera importante gracias a la incorporación de las nuevas tecnologías. El teletrabajo también puede comenzar a ser una realidad en las sociedades que se preparen para ello.
En Costa Rica se oye hablar desde hace ya un tiempo de esa nueva modalidad y no hay duda de que si esto se iniciara, en alguna proporción al menos, traería enormes cambios y en múltiples aspectos beneficiaría a las empresas y a los trabajadores.
Menor necesidad de movilización con el consiguiente descongestionamiento de las calles, ahorro en combustible, ahorro de tiempo de traslados que puede ser utilizado en mayor rendimiento laboral y en más horas compartidas con la familia, disminución del estrés que significa movilizarse en ciudades congestionadas por el tráfico y muchas otras ventajas pueden llegar con la implementación del teletrabajo.
Sin embargo no pareciera que se hayan definido aún las nuevas formas de operar mediante el nuevo sistema puesto que diversos aspectos de la relación entre empleadores y empleados deben modificarse para esos casos.
El país y la legislación deben ofrecer un marco idóneo para ello. Instituciones que tienen que ver directamente con las condiciones laborales como la Caja Costarricense de Seguro Social o el Instituto Nacional de Seguros, por ejemplo, deben adaptarse a los nuevos retos que la posibilidad del teletrabajo trae, haciendo posible la adecuada cobertura del personal aun cuando este realice sus labores desde su casa.
Por otra parte, no solo las instituciones antes mencionadas se deben preparar para esta posibilidad sino todas, en general y en mayor medida aún las del sector público.
Esto por cuanto, como se resalta en una entrevista de este medio ayer, deben establecerse nuevos indicadores de productividad y eficiencia.
En el sector público los esquemas de evaluación de desempeño de los trabajadores no se encuentran basados en productividad, sino más bien en presencia física, aseguró Alicia Avendaño, directora de la Secretaría Técnica de Gobierno Digital.
En la medida en que se produzcan los cambios necesarios, podrá iniciarse un proceso hacia el teletrabajo, en los casos en que esto sea posible, con el consiguiente beneficio.
Ver comentarios