Enviar
Martes 28 Abril, 2015

El sol y el futuro del ICE

El que ahora el sol tenga en jaque al ICE, nadie se lo habría imaginado unos años atrás. Y toda la culpa de ello es atribuible al genio de Albert Einstein, pues fue su descubrimiento del efecto fotoeléctrico, el que nos está permitiendo convertir a bajo costo, una parte de la energía solar, la del espectro visible, en energía eléctrica.
Y esa energía fotoeléctrica es más económica de producir en verano que la del ICE. Revisemos algunos datos.
La construcción de una represa hidroeléctrica en Costa Rica ya alcanzó los $6 mil por kW de potencia, debido a las alzas en los precios de combustibles que durante varios años quemaran todas las maquinarias de carga y transporte. El costo de una megaplanta solar es de apenas $ 3 mil por kW incluyendo los terrenos sobre los cuales se construiría.
La producción de energía de una hidroeléctrica es máxima en meses lluviosos, mientras que la de una planta fotoeléctrica es en los meses soleados, precisamente cuando se nos encarece la electricidad debido al uso de combustibles fósiles.
El ahorro en dinero y en tiempo de construcción entre ambas plantas es de suma importancia para la planificación a futuro del desarrollo eléctrico de un país e incide enormemente en el costo financiero, y el de las plantas solares es menor al 50% de una hidroeléctrica.
Si el crecimiento de la demanda eléctrica en los próximos años fuese de un 2% anual, eso implica que vamos a tener que producir 210 gigavatios hora de energía extra cada año, lo cual se podría generar con una sola planta solar de 90 MW de potencia, o con nueve de 10 MW, asumiendo que serían instaladas en la permanentemente soleada costa nicoyana y que podrían producir durante ocho horas al día, 300 días al año.
Y el costo de esa energía no superaría los US$0,11 por kilovatio hora, asumiendo una amortización financiera a 20 años plazo. Esa misma energía también podría ser producida por 17.500 generadores distribuidos utilizando plantitas de 5 mil watts c/u.
La expansión de la generación eléctrica en Costa Rica durante los meses lluviosos está asegurada por muchos años más gracias a los 1.573 Gigavatios hora anuales que producirá la nueva represa sobre el río Reventazón, de manera que toda la energía solar que podríamos generar en los meses secos del verano, será el complemento ideal para el futuro desarrollo del país, ya que la energía solar no es competencia de la hidroeléctrica.
Lo anterior implica que muy probablemente el ICE ya no tendrá que realizar más obras civiles faraónicas como son la hidroeléctricas de gran embalse, sino que tendrá que abocarse más a la generación eléctrica del menor costo posible, como sería en este caso la solar, incluyendo muy probablemente la que podría usar el gas natural que yace bajo la Península de Osa. Esperemos que el nuevo plan de la expansión eléctrica del ICE así nos lo confirme.
Expresidente de la AIEEE

Ricardo Trujillo