Foto 1
Enviar

El juego que Draghi teme perder

Lo que estaba en juego para Mario Draghi en el mercado de bonos ya era mucho. Y entonces el Banco Nacional Suizo puso su granito de arena.
El rendimiento de los bonos de los gobiernos en toda la región euro había caído a mínimos récord previendo que el presidente del Banco Central Europeo anunciará un plan de compra de deuda en su reunión hace una semana en Fráncfort.
Esas especulaciones de los inversores se intensificaron cuando el banco central de Suiza la semana pasada dejó que el euro empezara a caer frente al franco por primera vez en tres años.
Pioneer Investments dice que el programa de flexibilización cuantitativa se ha colado en los precios de los bonos, por lo que se está posicionando para sacar provecho de una caída.
El riesgo es que Draghi no cumpla, o que el plan se considere demasiado pequeño, y que el alza del 13% de los bonos de la región en el último año empiece a desplomarse.
“El precio toma esto en cuenta, así que prefiero estar vendido”, dijo Tanguy Le Saout, responsable en Dublín de renta fija europea de Pioneer Investments, que administra unos $232 mil millones.
“En lo que hace a posicionamiento, la gente ya no tiene posiciones cortas en el mercado de bonos en euros. Tenemos una posición corta en Italia y somos bajistas respecto del mercado de bonos en general”.
Con una visión diferente, inversores como JPMorgan Asset Management y Santander Asset Management España compraron deuda de los gobiernos de los países periféricos de Europa, previendo que su alza se prolongará con la decisión del BCE.
Los bonos del gobierno de Austria a Portugal dieron un salto, haciendo caer los rendimientos a mínimos récord, por las apuestas a que Draghi dispondrá dar más estímulo para alejar la posibilidad de una deflación y reactivar el crecimiento, complementando medidas anteriores.
La decisión del BNS de dejar que el franco cotizara libremente frente al euro fomentó las versiones de que el BCE se preparaba para comprar bonos con flexibilización cuantitativa. Esta potencialmente hace bajar la moneda y podría debilitar al euro aún más frente al franco.

Bloomberg

Ver comentarios