Enviar
Viernes 5 Marzo, 2010

El gobierno corporativo

Se ha venido aplicando recientemente en el sector público el concepto de gobierno corporativo y algunos entes han establecido políticas para esto. Conviene algunas reflexiones sobre el concepto y sus orígenes. Se debe tener presente que este apareció hace algunas décadas en los países más desarrollados del Oeste de Europa, en Canadá y Estados Unidos, producto de la necesidad que tenían los accionistas minoritarios de una empresa de conocer el estado de sus inversiones; esto es, querían saber qué se estaba haciendo con su dinero y cuáles eran las expectativas futuras. Esto hizo que los accionistas mayoritarios de un negocio y sus administradores, iniciaran un proceso de apertura de la información, al mismo tiempo de profesionalización y transparencia en su manejo.
El gobierno corporativo se puede definir como el conjunto de principios y normas que regulan el diseño, integración y funcionamiento de los órganos de gobierno de la empresa, como son los tres poderes dentro de una sociedad: los accionistas, directorio y alta administración.
Un buen gobierno corporativo provee los incentivos para proteger los intereses de la compañía y los accionistas, monitorizar la creación de valor y uso eficiente de los recursos. Según Chiavenato, el gobierno corporativo es la forma de administrar una entidad, es decir planear, organizar, dirigir, coordinar y controlar los recursos. en cambio el “buen gobierno corporativo es el arte o manera de gobernar que se propone como objetivo el logro de un desarrollo institucional duradero”. Una definición sencilla de gobierno corporativo es: ”Un sistema dentro de una organización que protege los intereses de sus diversos grupos de interesados”. Es un sistema mediante el cual las entidades son dirigidas y controladas y fortalecen su imagen interna y externa. El buen gobierno corporativo no es solo un concepto, sino que es en realidad lo que permite una percepción de mayor valor de la entidad a lo interno y en el entorno, que puede permitir reducir costos y gastos, por la confianza de los funcionarios y los usuarios o clientes.
El gobierno corporativo es una herramienta que puede ayudar a mejorar el accionar del sector público, la gobernabilidad y para una buena rendición de cuentas, pero no es la panacea para mejorar de manera sustancial al sector público o la “pomada canaria”, como dirían algunos, como tampoco lo fue en los años 70 el presupuesto base cero y en los años 80 la reingeniería. Puede realizar un aporte importante como lo han hecho herramientas como la administración por objetivos y la calidad total que originalmente se aplicaron en el sector privado.

Lic. Bernal Monge Pacheco
Consultor externo