Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



EDITORIAL


El Estado debe enmendar errores

| Jueves 14 julio, 2011




Se debe enmendar el cúmulo de errores cometidos y devolver a la Caja al cumplimiento cabal y eficiente de los objetivos para los que fue creada

El Estado debe enmendar errores

Como lo ha venido planteando este periódico, a través de múltiples reportajes, notas y editoriales, serios problemas entorpecen hoy el funcionamiento de la Caja Costarricense de Seguro Social por errores humanos.
Lo primero que debe quedar claro en este caso, es que esta crisis de la institución no se debe al sistema. Este podría estar funcionando muy bien si hubiera tenido buenas administraciones que tomaran oportunamente las medidas necesarias para evitar cualquiera de los problemas que hoy ensucian la operación eficiente de la entidad.
Por lo tanto, lo que se requiere y con mucha urgencia, es corregir el cúmulo de errores cometidos durante varias administraciones y así devolver a la Caja al cumplimiento cabal y eficiente de los objetivos para lo cual fue creada, en beneficio de la población de este país.
La importancia de esta institución en la vida nacional, su valor como pilar fundamental de sostenibilidad de la democracia y la estabilidad, para continuar hacia un mejor desarrollo, hacen que la respuesta a la crisis de la Caja no pueda ser, como ha venido siendo, una retórica débil en propuestas de solución para devolverle la buena salud.
Muy por el contrario, ya no pueden aceptarse dilaciones o excusas. Los gobernantes son los responsables de haber llevado a la Caja a estos complejos problemas y son ellos quienes, incluso por mandato constitucional, deben plasmar en hechos inmediatos una solución muy concreta que posibilite consolidar sus finanzas y asegurar su sostenibilidad, además de limpiar toda la maleza que se dejó crecer en su interior.
Cuando se tomaron medidas como bajar la contribución estatal mientras crecían los indigentes y migrantes indocumentados en el país, que la Caja, universalizada, debía atender, y además se dejó aumentar y aumentar una deuda del Estado como patrono, se estaba desestabilizando conscientemente a la Caja.
Errores que hoy toca corregir consiguiendo los fondos necesarios del mismo modo que se obtienen para otros fines, muchas veces menos vitales.
El que los funcionarios de la Caja amenacen con ir a una huelga relacionada con diversos tópicos, sumado a todo lo que hemos publicado profusamente sobre los problemas que se agitan al interior de la institución, no hace más que confirmar que se dejaron de cumplir las obligaciones en muchos niveles intermedios y de máximos jerarcas.
Esto viene ocurriendo desde hace bastante tiempo y, de no ser por este lastre, el sistema como tal tiene todas las posibilidades de fluir sin inconvenientes de ningún tipo si se libera de cualquier corrupción y de malos manejos.