Enviar
El efecto de las bebidas carbonatadas

La obesidad es el principal factor asociado con el consumo de estas bebidas, por lo que se recomienda ingerirlas en sus versiones bajas en calorías y con moderación

Melissa González
[email protected]

El tema de las llamadas bebidas carbonatadas o gaseosas es controversial, pues hay quienes cuestionan sus efectos negativos en la salud, sin embargo, son del gusto de muchas personas.
Los especialistas recomiendan por el bagaje generado durante años que mejor no se ingieran, y si se hace, que sea en cantidades moderadas.
El daño potencial que pueden generar se debe a sus componentes, comentó Luis Daniel Quesada Mora, gastroenterólogo de la Clínica UNIBE. Entre ellos, el azúcar, ya que se estima que en promedio, medio litro de este tipo de bebidas que no sean “light”, contiene seis cucharaditas, lo que puede provocar obesidad y por consiguiente diabetes.
Además, son “calorías vacías”, de bajo valor nutritivo, según Marcia Pérez Quesada, nutricionista del Hospital Clínica Bíblica.
Otro de los componentes es el sodio en altas cantidades, que puede contribuir a la hipertensión arterial, así como una alta concentración de fósforo que podría alterar la absorción del calcio en los huesos.
A esto se suma la cafeína en bebidas de cola, que puede provocar taquicardia, gastritis, colitis, diarreas, y es considerada adictiva.
Sin embargo, puede que no todos los refrescos carbonatados causen daños más allá del aumento de peso y por supuesto otros males consecuentes a esto, comentó Rebeca Hernández, nutricionista de la Clínica Nutrición von Saalfeld.
Destaca entre otras consecuencias de su elevado consumo, una menor densidad mineral ósea en mujeres, a nivel del fémur (cadera), así como mayor riesgo de hipertensión en mujeres también, esto según datos recopilados del Estudio de las Enfermeras I y II, realizados por la Universidad de Harvard, en que se le dio seguimiento a 155 mil mujeres por 12 años.
“El objetivo del estudio era analizar la relación entre el consumo de bebidas con cafeína y el riesgo de desarrollar hipertensión. Lo sorprendente fue que no se encontró ninguna relación entre el consumo de café y el riesgo de ser hipertenso, lo único que claramente mostró aumentar el riesgo fue el consumo de bebidas con cola, independientemente de que fuesen con azúcar o dietéticas”, precisó.
La recomendación que ofrece Hernández es que ya que todas las bebidas con cola tanto “light” como regulares se asocian con efectos negativos en la salud, lo ideal es mantener su consumo en cero, dando preferencia al agua siempre para hidratarse.
Ver comentarios