Enviar

No podemos aspirar al progreso y a buenas condiciones para producir en el país si evadimos el pago de las contribuciones que nos corresponde hacer. Un aspecto bien controlado en países desarrollados y que debemos fiscalizar nosotros también


El arte de gastar y cobrar bien

Hacer una investigación para ver en qué y cómo se gasta el dinero público y a la vez cómo cobrar mejor los impuestos, es una de las tareas anunciadas por el nuevo Presidente electo, antes de valorar en cuanto se deberían o no aumentar dichos impuestos.
Esa fue una de las grandes diferencias con el PLN, partido político que ofreció aumentar los impuestos aun antes de hacer esas tareas.
Estando Costa Rica en situación de déficit fiscal, este tema es, desde luego, de suma importancia.
Uno de los asuntos más mencionados es el de los aumentos automáticos y los pluses del sector público, que encarecen cada vez más y de forma insostenible esas planillas, pero también se habla bastante de evasión y elusión fiscal.
Por ello será importante el resultado que obtenga la investigación que hace actualmente la División de Control y Evaluación de la Gestión de Ingresos del Ministerio de Hacienda.
Por ejemplo, aparentemente, aunque hay 400 personas entre físicas y jurídicas dedicadas al turismo residencial, podría haber otras operando este tipo de negocio pero no inscritas como tales y algunas que no están contribuyendo con el fisco como sí lo hacen los empresarios en regla.
Mencionamos este caso, publicado por nuestro medio ayer, porque podría ser solo una de numerosas formas de evadir al fisco que estén perjudicando con competencia desleal a los empresarios que sí atienden esas obligaciones. Además, perjudican al país en general, que necesita de esos recursos.
No podemos aspirar al progreso y a buenas condiciones para producir en el país si evadimos el pago de las contribuciones que nos corresponde hacer. Es con esos fondos que se atienden muchas de nuestras necesidades.
Por ello, se deberá trabajar en distintos aspectos para gastar y recaudar mejor. Control del gasto, de las planillas, de la evasión fiscal y del contrabando. Lo hacen los países desarrollados y debemos hacerlo nosotros también.
Será por otro lado un estímulo para las empresas que cumplen con estas obligaciones y que actualmente no pueden competir en precios con quienes no lo hacen.
Un verdadero cambio en la forma de gobernar, que nos dirá si es necesario que paguemos más impuestos o no.
 

Ver comentarios