Enviar
Lunes 7 Noviembre, 2016

Procurar participar en la vida pública como cristiano, significa ser consecuente en todos estos ámbitos: el respeto a los derechos humanos, la opción preferencial por los pobres, la defensa de los valores morales y la familia

El servicio público: una vocación

Miguel Carabaguíaz M.
Expresidente ejecutivo de INCOFER

La palabra "política" está un poco desprestigiada en nuestro país, porque se relaciona con corrupción, con ventajas, con privilegios, con conflictos, discusiones sin sentido, muy pocas soluciones a los problemas y muy pocos HECHOS.


Lo que sí puedo decir es que lo mío es una "vocación de servicio público". Servir debe ser el verdadero sentido profundo del trabajo de un político. Ahí donde están las aspiraciones, la participación, el trabajo, el compromiso, las oportunidades, ahí estará el encuentro entre lo que decimos y lo que hacemos.
La relación entre las familias y la política es muy amplia y en muchos sentidos. Que las familias estén bien y puedan desarrollarse en un ambiente de estabilidad y de felicidad debe ser objetivo último de la política.
Lo anterior no es fácil, porque generalmente la política no se entiende así. Parte de los problemas que viven nuestras democracias tienen que ver con la impresión que tienen los ciudadanos de que sus autoridades aprovechan sus cargos para servirse ellos mismos, ya sea mediante privilegios (pensiones) o actos de corrupción.
Quienes hemos ocupado cargos públicos o aspiramos a posiciones de elección popular debemos entender que a lo que llegamos es trabajar y que nos debemos a todos los ciudadanos del país.
Quienes somos aspirantes tendremos propuestas de gobierno, pero servir en su sentido más profundo significa tener la humildad de preguntar qué necesitan ustedes, en qué les puedo servir y desprendernos de nuestros propios proyecto y asumir otros.
Cuántas veces hemos visto que la agenda que imponen los políticos en una sociedad es muy distinta a las preocupaciones de las personas comunes y corrientes. Eso ocurre porque falta espíritu de servicio. Son los ciudadanos comunes y corrientes los que deben fijar las prioridades, los que deben decidir.
En general mi experiencia es que la gente, las familias, quieren cosas sencillas pero concretas y muy importantes. En un país como el nuestro las personas quieren tener un trabajo, seguridad en las calles y en sus casas, acceso a la salud, buena y efectiva educación para sus hijos, estabilidad, infraestructura adecuada y buen sistema de transporte que atiendan las necesidades, lo que se piden son HECHOS.
Creo que si uno piensa en el servicio público con esta perspectiva, se da cuenta de que el consejo de actuar para unir y servir es, en realidad, la mejor manera de cumplir esta tarea. No es fácil, porque la política diaria está llena de situaciones en que es necesario elegir entre quedarse con esta doctrina o simplemente dejarse llevar por la corriente. Esa es la lucha que cada uno tiene que afrontar. Mi experiencia me indica que las peleas ideológicas y las discusiones con posturas intransigentes no son las que permiten avanzar.
Por eso es tan importante "unir", porque el rescatar lo positivo y valioso que hay en la postura del otro es lo que nos permite avanzar.
Las campañas políticas, especialmente las campañas presidenciales son también una oportunidad única para transmitir valores, y la participación de la familia en sus diferentes formas significa mucho en eso. Solo podemos transmitir y contagiar lo que llevamos dentro. No lo que hablamos, sino lo que vivimos. Únicamente podremos transmitir los valores de la solidaridad, del servicio a los demás, del compromiso con los que menos oportunidades tienen, si lo vivimos realmente de esa forma. Si lo que se contagia es lo que llevas dentro, entonces es indispensable tener una vida interior que te sostenga y te dé verdadera consistencia.
Procurar participar en la vida pública como cristiano, significa ser consecuente en todos estos ámbitos: el respeto a los derechos humanos, la opción preferencial por los pobres, la defensa de los valores morales y la familia. Todo eso y más en una sola Unidad.