“El PUSC ya no está en bancarrota ética”
Rodolfo Piza es desde ayer el candidato presidencial del PUSC. Esteban Arrieta/La República
Enviar

Con la convicción de llevar a Costa Rica por la senda del progreso, Rodolfo Piza fue electo anoche como el candidato presidencial del Partido Unidad Social Cristian (PUSC) para las elecciones del 2018.

El rojiazul repetirá en una papeleta presidencial, ya que hace cuatro años alzó la bandera del PUSC, “en condiciones muy distintas”, de acuerdo a sus palabras.

En ese sentido, Piza cree que el partido ya no tiene bancarrota ética, refiriéndose a los escándalos de corrupción que sacudieron a la agrupación hace más de diez años y que significaron un duro golpe político.


“Tenemos la vocación y decisión de poner a Costa Rica a trabajar, queremos volver a soñar y a poner las metas que soñaron nuestros antecesores. Voy a levantar la bandera socialcristiana en condiciones muy distintas y claramente con el mandato popular de los socialcristianos. Nos ha tocado levantar la bandera en momentos difíciles cuando había bancarrota ética, económica y política y hoy nos toca trabajar por todos en condiciones diferentes. Quiero que los socialcristianos recuperen la fe, hoy es tiempo de reconciliación y de abrir las puertas a todos los costarricenses. Alzo esta bandera con mucho orgullo”, dijo Piza.

Ayer al cierre de edición, el aspirante obtenía un 69% del respaldo electoral, mientras que su rival Rafael Ortiz alcanzó un 24% de los votos.


El aspirante presidencial aprovechó para pedirle a Ortiz que trabaje en la campaña venidera a su lado.

Para el candidato del PUSC, la misión será casi épica, ya que el bipartidismo tradicional fue duramente golpeado y asediado desde el 2002, cuando irrumpió el Partido Acción Ciudadana  en la política nacional y se dieron a conocer los escándalos de corrupción que involucraron a los expresidentes Rafael Ángel Calderón y Miguel Ángel Rodríguez.

Por otra parte, Piza no cree en la aprobación de tributos para controlar el déficit. El político considera que una férrea disciplina fiscal, aunada a la eliminación de trámites burocráticos, generarán un efecto dominó positivo en la economía.

Asimismo, un préstamo de $900 millones le serviría  para construir la primera línea de un metro de 9,5 kilómetros entre Goicoechea y San José a partir del 2018.

 

 

 

Ver comentarios