Enviar
El poder de enfocarse

Hay que visualizar lo que se quiere hacer para comenzar a jugar, dicen los expertos


Dinia Vargas
[email protected]

Una de las cosas que más diferencia hacen entre un jugador y otro es la capacidad de enfoque que tienen a través de los 18 hoyos de una vuelta.
Por algo Tiger Woods ha dado pasos de gigante en este deporte, gracias al poder que tiene para mantener su enfoque en cada hoyo. Esto es lo que le permite a un golfista realizar un buen juego o todo lo contrario y también sumando la habilidad que posee a la hora de jugar.
“Como en todo deporte, obviamente uno debe tener la capacidad de enfocarse. El golf como tal es un deporte muy mental, en el cual la persona tiene que desarrollar una estrategia del juego y por lo menos en el momento en que va a realizar su tiro estar muy bien enfocada”, aseguró Randolf Víquez, profesional del campo de golf de Monterán.
Para Carlos Rojas, profesional de Reserva Conchal, la visualización es lo que permite hacer bien las cosas, hay que observar en cada turno que se va a tirar lo que se quiere lograr, eso sí, cada quien con respecto a sus capacidades.
Por el campo de golf las personas caminan, conversan, observan la naturaleza; sin embargo, ya cuando llega el momento de ejecutar el tiro hay que volver a tomar las medidas que se practican en cada entrenamiento.
“El golf es un deporte social, así que uno lo que necesita es enfocarse en el momento en que se hace el swing. Para esto se requiere tener rutinas aprendidas en el área de práctica para realizarlas durante todo el juego”, comentó Roberto López, profesional de Costa Rica Country Club.
Según Víquez, la rutina de preparación del tiro conlleva, entre muchas otras cosas, “analizar la distancia de la trayectoria, el movimiento del swing, el punto a donde se quiere llegar, cómo se va a jugar ese hoyo”, los cuales se deben tener muy claros a la hora de golpear la pelota.
Además, el enfoque es lo que permite al golfista olvidarse de todo lo que lo rodea, público, score, presión y jugar cada hoyo como si fuera cualquier otro, explicó Rojas.
Ya cuando por diversos motivos (frustración o emoción) el golfista se sale de su juego, es cuando más debe tomar en cuenta el enfoque por el cual inició su jugó.
“Lo que pasa es que hay que aprender que cada tiro es diferente, cuando cometemos un error cuesta recuperarse, aquí debemos utilizar la frustración que se siente y transformarla en energía positiva para afrontar los siguientes hoyos”, dijo Víquez.
Para lograr afrontar estas situaciones, el golfista tiene que sacar en esos momentos toda su madurez. “Definitivamente hay que saber manejar las emociones, cuando se hace un tiro muy malo al siguiente hay que dejar de lado la frustración; igual sucede cuando se hace un buen hoyo, al próximo hay que dejar la emoción de un lado, porque si no se podría perder lo bueno que se había hecho”.
Así, como resumió López citando unas palabras de un famoso golfista, “en el golf nada más necesitas seis segundos, mientras realizas el tiro”.


En pocas palabras

Estos son los cuatro puntos que ayudan a hacer un buen juego:

* Enfocarse
* Visualizar
* Realizar la rutina normal de tiro
* Apartar las emociones en cada tiro
Ver comentarios