Logo La República

Lunes, 10 de diciembre de 2018



COLUMNISTAS


El IFAM está enfermo

Arturo Jofré [email protected] | Viernes 17 abril, 2009




El IFAM está enfermo

Arturo Jofré

Cerrar el Instituto de Fomento y Asesoría Municipal (IFAM) fue la decisión que tomó el gobierno de José María Figueres, pero el proyecto quedó archivado. ¿Tenía sentido cerrarlo? En el escenario de entonces podía tenerlo, pero ya no.
Al IFAM lo ha atacado una enfermedad que siempre amenaza a las instituciones públicas: la pérdida de identidad. Pierden su propósito, su razón de ser, terminan viviendo para sus propios integrantes, no para lo que fueron creadas, no para quienes justifican su existencia. Esto las hace poco útiles, las expone a estar siempre a la defensiva, algo peor: terminan consumiendo tiempo y recursos en su bienestar interno, ante la indiferencia externa.
Costa Rica es un país muy centralizado, las decisiones se concentran en San José, con toda la burocracia (en su sentido más peyorativo) y falta de visión local de los problemas. El Gobierno desde sus inicios se planteó como uno de sus objetivos la descentralización y ha estado haciendo esfuerzos importantes en este sentido. Hasta ahí las cosas han ido caminando bien.
La descentralización es algo necesario, pero no hay que olvidar que hemos vivido en una cultura altamente centralizada, lo que nos obliga a preparar a los municipios para asumir estos desafíos. Muchos no tenemos una buena opinión de las municipalidades, donde no se eligen personas (excepto el Alcalde), sino listas de partidos que acomodan a gente con criterios muchas veces distintos a las necesidades de los ciudadanos. Las municipalidades se ven permanentemente sobrepasadas en la solución de los problemas primarios de sus respectivos cantones y no solo por restricciones económicas.
El IFAM puede ayudar mucho en esta transición hacia el incremento del poder, los recursos y la asistencia técnica del sistema municipal. Hay muchos problemas cantorales que tienen una raíz común y soluciones similares. El IFAM, ahora más que nunca, debe cumplir su propósito de fortalecer y modernizar el régimen municipal, tendiente a propiciar una eficiente gestión que favorezca el desarrollo político, económico y social de Costa Rica.
Al dejar don Fabio Molina la presidencia ejecutiva del IFAM nos genera una interrogante: ¿tendrá capacidad esta institución para ir de la mano con las municipalidades en este importante proceso de descentralización? Don Fabio es categórico: el IFAM actual no está preparado, por eso pide su intervención. Hay un proyecto de ley de descentralización que hace dos días se entregó a la Asamblea Legislativa, proyectos tecnológicos de envergadura nacional para trámites municipales en línea, programas de estandarización de la gerencia municipal, inversión en obra pública, que esperan a un IFAM focalizado en su propósito original.
Por años el IFAM ha seguido la huella de los ermitaños, aislado del mundo que le corresponde mejorar. En el escenario de hoy es imprescindible contar con un IFAM fuerte y cohesivo en torno a su misión, para lo cual no se debe soslayar el análisis crítico que procede.