Humberto Pacheco

Humberto Pacheco

Enviar
Martes 15 Julio, 2008

TROTANDO MUNDOS
El Catalán / Hipotecas

Lic. Humberto Pacheco

La belleza de Barcelona y la amabilidad de sus habitantes nos dejó muy impresionados. A pesar de que por años hemos visitado España, hasta la semana pasada no conocimos Barcelona. A fe que el periplo con la familia nos dejó fascinados.
En el ámbito negativo nos impactó la insistencia de algunos políticos egocéntricos por convertir a Cataluña en un país sin importancia, separándola de la gran España, en donde juega un papel preponderante dentro de una nación poderosa y brillante, para satisfacer sus egos políticos (y quien sabe sí también sus aspiraciones reales). Es un tema peligroso que tendrán que decidir los catalanes sin que el que pensemos que es muy negativo para la región y para España tenga la menor influencia.
Lo que sí tildamos de barbárico es que esos mismos regionalistas exacerbados pretendan eliminar de las escuelas la enseñanza del idioma español, limitándole la educación a sus niños al dialecto catalán, mezcla de español, francés, portugués e italiano ininteligible para el resto de los habitantes del planeta.
El sueño de todo padre de familia es que sus niños aprendan cuantos más idiomas mejor, sobretodo los más importantes del mundo que son el inglés, por ser el más hablado y el idioma común, y el español, por ser al que más personas nacen. Dejar a los niños en poder únicamente de un dialecto regional es un monumental error y un absurdo complejo. Los jóvenes catalanes no podrían comunicarse con el resto del mundo ni tendrían la oportunidad de destacarse en el extranjero cuando les llegara la hora de interactuar internacionalmente.
Distinto es que insistan en que, a la par del español, se enseñe su dialecto. Esto es comprensible. Pero negarles a los niños un idioma por aberraciones regionales es algo de tarados.
Por fortuna, sí juzgamos por la pasión que los jóvenes catalanes integrantes de los representativos españoles que a izquierda y derecha triunfan en los torneos internacionales exhiben en esas justas, representando los colores de España, los oportunistas políticos están ante una tarea monumental. Ojalá fracasen.
El mundo financiero se vio esta semana espantado por otro acontecimiento capaz de volcar el barco en alta mar. Los íconos del mercado norteamericano de vivienda, Freddie Mac y Fannie Mae, fueron objeto de un rumor de quiebra que alimentó una seria caída de sus acciones. Aún no está claro qué disparó el chisme. Estas gigantes de la economía norteamericana son deudoras entre ambas de la bicoca de US$5.3 trillones (entendidos en inglés) y representan el corazón del mercado de vivienda del país más poderoso del mundo. Su impacto da vueltas al globo terráqueo.
El Secretario del Tesoro norteamericano de inmediato anunció que el Gobierno no planeaba apoderarse de las compañías que, aunque privadas, son patrocinadas por el Gobierno, pero esto causó otra caída del dólar y la contrapartida de un alza del petróleo que anuló la baja reciente, retratando las complejidades de la economía mundial.
Fannie Mae y Freddie Mac son tenedores de US$12 trillones en hipotecas residenciales. Cualquier pérdida la tendrían que absorber los contribuyentes norteamericanos, ya más que abrumados por el peso de una absurda y corrupta campaña en Iraq. Aunque ambas compañías aducen tener mucho más capital del requerido, el canal de los rumores es muy poderoso y podría, sin razón real, traerse abajo la economía mundial.
Como hemos reiterado, en Costa Rica estamos en la obligación de buscar soluciones consensuadas y sensatas a nuestros problemas porque, a pesar de nuestra coraza celestial, el daño nos va a alcanzar y ni los que propagan la insurrección se beneficiarán porque no habrá con que.

[email protected]