Enviar
Miércoles 8 Abril, 2009

El ahorro, un hábito de vida

En medio de una fuerte crisis del petróleo y un ambiente de incertidumbre económica y social, los costarricenses debemos echar mano de nuestros más importantes valores, los cuales serán la herramienta para salir de este bache y volver a nuestras raíces de trabajo y prosperidad.
Aquellas buenas costumbres que nuestros abuelos nos heredaron deben en este momento liderar nuestra vida para tomar fuerzas, buscar el éxito y continuar creciendo.
Uno de los valores más importantes es el ahorro, aunque no siempre pensamos en él como hábito de vida, es necesario que aprendamos a practicarlo diariamente. Ahorrar no se trata solamente de ser cuidadoso con las finanzas, significa el respeto a los recursos naturales y prepararnos para el futuro.
Reducir nuestro consumo de energía, no desperdiciar el agua y los alimentos o utilizar la electricidad adecuadamente, no solo significará más dinero en nuestros bolsillos, sino mayores posibilidades para nuestras generaciones.
Estos hábitos a los cuales muchas empresas les denominan tiempos de austeridad les han permitido desarrollarse mediante un crecimiento sano, generando resultados satisfactorios para los colaboradores y sus familias quienes siguen formatos y se esmeran por llevarlos hasta sus hogares.
En casa es quizá el lugar más indicado para ser austero, es importante que los más pequeños aprendan el valor de lo necesario, que conozcan las ventajas de guardar y los resultados que se obtienen a largo plazo.
Esta costumbre debe desarrollarse como una práctica común y constante, como una forma de vida que nos prepara para enfrentar cualquier eventualidad y nos provee de recursos para tiempos futuros.
Elaborar algo tan simple como un presupuesto es una de las más significativas herramientas para enseñar a la familia a ordenar sus finanzas y encontrar en el ahorro un crecimiento económico mediante el aprovechamiento de recursos, logrando con ello el aumento del patrimonio.
Si los costarricenses hacemos de este valor una parte importante de nuestra vida contaremos con la posibilidad de avanzar hacia algo seguro, tendremos mejores oportunidades de desarrollo personal y contaremos con más alternativas para conseguir nuestras metas.
Con el fin de inculcar el valor del ahorro en los estudiantes y en la comunidad en general, en 1990 Grupo Mutual propuso al Ministerio de Educación introducir en el calendario escolar un día dedicado al ahorro. Afortunadamente, la sugerencia tuvo eco y por Decreto Ejecutivo cada 31 de octubre celebramos el Día Nacional del Ahorro.
Apoyemos esta práctica, seamos responsables de nuestro propio desarrollo y busquemos el crecimiento, no nos conformemos, que los embates de la corrupción que vivimos no golpeen nuestros ánimos y retomemos las buenas costumbres que han hecho de este país una nación llena de ilusiones, paz y prosperidad.

Mario Herrera Flores
Presidente Junta Directiva
Grupo Mutual Alajuela La Vivienda