Efectos de crisis financiera generan freno en el crédito
Enviar
En un año se ha producido una merma de unos cuatro puntos porcentuales
Efectos de crisis financiera generan freno en el crédito

• Préstamos se ponen caros y se revela un temido incremento en la morosidad
• Tasas de interés más altas, menor crecimiento de la producción y alzas en el tipo de cambio, podrían agravar atrasos en pago de deudas


Wilmer Murillo
[email protected]

La crisis financiera internacional le ha metido un frenazo al crédito otorgado por los bancos comerciales del Estado.
Escaso, caro y acompañado de morosidad, son las características que describen la tónica que se perfila en el terreno crediticio, convirtiendo este sector y a quienes reciben beneficios de este, en víctimas de la crisis financiera mundial.
Entre enero y agosto (los datos más recientes) el crédito creció un 21,8%, menos si se compara con el 25,3% que aumentó en el mismo lapso del año pasado, de acuerdo con datos de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef).

Por otro lado, la Tasa Básica Pasiva, de referencia para préstamos, subió 6 puntos desde abril y pone en evidencia los ajustes fuertes al alza de los intereses bancarios.
Como se dice en lenguaje popular, tras de cuernos palos. La morosidad reveló en agosto significativos signos de deterioro.
Respecto a la morosidad a más de 90 días, “sí hay deterioro de diciembre 2007 a agosto 2008, pues en los bancos estatales, Popular y privados, rondaba el 0,93%, pero ya supera el 1,23%”, indicó Guillermo Quesada, gerente general de Bancrédito.
Tasas de interés más altas, el menor crecimiento esperado de la producción y el mayor tipo de cambio, podrían incrementar los atrasos de pago en las carteras crediticias.
Hay factores que habrían empezado a impactar la capacidad de pago del costarricense y que pueden afectar a los bancos del país, especialmente en cuanto a la calidad de sus carteras.
“Estos son, los efectos de la crisis de Estados Unidos mediante la merma de la producción nacional, aunada a la inflación interna
(derivada de otros factores externos como precios de hidrocarburos y alimentos), que repercuten en las tasas de interés”, dijo Quesada.
“El deterioro en los créditos será uno de los retos que deberá enfrentar la banca costarricense en los próximos meses”, adujo el banquero.
Carlos Muñoz, subgerente del Banco de Costa Rica (BCR), reconoció por su parte que el crédito sí se ha desacelerado.
Los analistas prevén que cada día será más difícil conseguir prestado, pero que además el nivel de tasas de interés va a continuar aumentando.
“Eso les va a encarecer el servicio de la deuda a muchas empresas y personas, en particular aquellas que tienen obligaciones a tasas de interés variables o ajustables”, señaló Alberto Franco, economista.
Es obvio que la tasa de crecimiento de la cartera de préstamos del sistema se ha reducido sustancialmente, adujo Luis Liberman, gerente de Scotiabank.
“Después del rápido crecimiento de la cartera de préstamos en años anteriores y durante el primer trimestre de este año, algunos bancos han llegado cerca del límite regulatorio en su relación de suficiencia patrimonial, lo que implica que el crecimiento de sus carteras estará limitado a la tasa de crecimiento de sus utilidades”, agregó Liberman.
Cuando uno habla con
la gente, casi todos dicen que los bancos no están soltando plata”, confirmó Luis Mesalles, presidente de la Academia de Centroamérica.
Por su parte, Liberman añadió que siente que se están sumando dos cosas para que se contraiga el crédito.
Primero, la restricción de la liquidez en colones por la política del Banco Central necesaria para estabilizar la cuenta corriente de la balanza de pagos (captación de liquidez, pérdida de reservas, aumento tasas, etc.).
La segunda es el acceso que tengan los bancos a líneas de crédito en la banca internacional para sus créditos en dólares.
“Estas líneas o se mantienen o en algunos casos podrían reducirse por razones de liquidez en la banca corresponsal”, adujo el banquero.
Lo que sí es seguro es que los costos de esas líneas de crédito están aumentando de manera importante y eso tendrá efectos sobre la tasa de interés cobrada a los clientes.
El alza en la tasa básica pasiva en Costa Rica hace que proyectos que antes eran rentables ahora ya no lo sean tanto, por lo que esos posibles financiamientos que hubiera dado la banca costarricense ya no se producirán, adujo por su parte Carlos Muñoz, del BCR. “Ese es el efecto más fuerte en el mediano plazo, de la crisis financiera internacional”, aseveró.
Proyectos turísticos y otros con riesgos marcados serán menos apetecibles de financiar para los bancos.
Por este motivo se suspender
ían inversiones en este campo.
La crisis externa podrá afectar indirectamente en otros aspectos pues ahora los inversionistas extranjeros analizan cuidadosamente si deben invertir fuera de sus países y en qué tipo de activo lo harán.
El golpe viene dado por dos vías, dijo Isaac Castro, analista de Interbolsa. Los bancos tienen muchas relaciones de financiamiento exterior para obtener liquidez, recordó.
Los mercados están cerrando esas líneas de crédito y, paulatinamente, todos los bancos ticos tendrán mayores dificultades para encontrar financiamiento exterior, incluso los extranjeros, pues la banca se ha globalizado, explicó el analista.
El “estrés” que esto causa inducirá a los bancos a cuidar ahora mucho más la liquidez y la rentabilidad de los proyectos que se les someten para ser financiados.
En segundo orden la refinanciación de deudas tiene costos de transacción importantes y debe analizarse caso por caso en el entendido de que la disponibilidad de crédito a tasas de interés fija ha tendido a reducirse en los últimos meses.
Quienes se verán menos afectados son las empresas y personas que tienen obligaciones a tasas de interés fija.
Los demás tendrán que hacer los reacomodos en su presupuesto de ingresos y gastos para hacerles frente a los mayores pagos que tendrán que hacer a los bancos y otras entidades financieras.





Ver comentarios