EE.UU. revisará protocolos de espionaje
En ocasión de la cumbre G20, Enrique Peña Nieto, presidente de México tratará de sostener un encuentro con Barack Obama para abordar el tema del espionaje.AFP/La República
Enviar

EE.UU. revisará protocolos de espionaje

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aseguró ayer que se está revisando los protocolos de los servicios de inteligencia de su país para encontrar un equilibrio entre el objetivo de la seguridad nacional y los medios empleados.
"Solo porque podamos hacer algo, no tenemos por qué hacerlo", reconoció el mandatario en rueda de prensa en Estocolmo durante su primera visita oficial a Suecia.
El mandatario estadounidense, en una parada previa a la cumbre del G20, que comenzará ayer en San Petersburgo (Rusia), explicó que su Gobierno está en contacto con los países europeos y con otros Estados para analizar sus preocupaciones ante las denuncias de espionaje hechas por algunos de ellos y determinar qué pasos dar.
No obstante, señaló también que algunos de aquellos que se han mostrado públicamente más ofendidos "hacen lo mismo" que Estados Unidos o incluso utilizan la información que Washington les proporciona para proteger a sus ciudadanos.
En Europa, Alemania exigió que el espionaje norteamericano se atuviera a las leyes locales sobre datos personales; y en América tanto los bloques del Mercosur como de la Unasur, en sendas reuniones de esos organismos, exigieron explicaciones a Estados Unidos.
Tras asumir que fuera de Estados Unidos deberá seguir respondiendo a preguntas sobre la Agencia Nacional de Seguridad después de las revelaciones de su exanalista Edward Snowden, quiso dejar claro que los servicios de inteligencia no se dedican a "husmear" en los correos electrónicos que envían los ciudadanos o a escuchar sus llamadas de teléfono.
Su objetivo es, señaló, luchar contra el terrorismo y las armas de destrucción masiva en favor de la ciberseguridad y de la seguridad nacional.
Los recursos de la inteligencia estadounidense son mayores que los de otros países, como ocurre con las capacidades militares, pero "tenemos los mismos objetivos", recalcó Obama.
El lunes de esta semana trascendió que la Agencia Nacional de Seguridad (ANS) de Estados Unidos espió directamente a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, y al de México, Enrique Peña Nieto, según documentos de Edward Snowden difundidos por el canal de televisión Globo.
Los documentos que revelan la forma en que fueron o son espiados los teléfonos y los correos electrónicos de Rousseff, ya que no se aclara si esas actividades realmente cesaron, fueron divulgados este domingo por el canal de televisión Globo.
Los presentó el periodista Glenn Greenwald, columnista del diario británico The Guardian, que reside en Río de Janeiro, quien a su vez los obtuvo directamente de Edward Snowden, exanalista ANS, asilado en Moscú, donde se realiza hoy la cumbre G20.
El Gobierno de Brasil reaccionó con enorme indignación a esas revelaciones, convocó al embajador de Estados Unidos en el país, Thomas Shannon, a la Cancillería y exigió explicaciones "rápidas y por escrito" al Gobierno de Obama.
Por su parte, el presidente de México, Enrique Peña Nieto, confióeen mantener un encuentro, "aunque sea casual o informal", con su homólogo estadounidense, Barack Obama, en la cumbre del G20 en Rusia para discutir el supuesto espionaje del que fue víctima cuando era candidato, informó su oficina.
La reunión serviría "precisamente para dejar muy en claro nuestra posición de que (...), de haber existido algún tipo de espionaje en conductas o en formas que no estén apegadas a derecho, evidentemente, México las reprueba, las condena y demanda que haya un deslinde de responsabilidades y una investigación", afirmó.

Redacción Internacional/EFE

 

Ver comentarios