Enviar
País enfrentará difíciles retos para mantener crecimiento
Economía saldría airosa en 2008

• Recursos externos suavizarán efectos de crisis, habría menor desequilibrio externo y economía crecerá, pero menos

Wilmer Murillo
[email protected]

Aunque hubo una ralentización de la economía, el país habría salido airoso de la crisis financiera internacional este año.
Hay algunas evidencias que parecen demostrarlo. Un superávit fiscal de casi $220 millones, inversión extranjera directa de $2 mil millones, un nivel de reservas de $4 mil millones, una tasa de desempleo relativamente baja y una caída cercana a $800 millones de la factura petrolera, entre otras.
Esta última variable estaría actuando como un corrector automático de los precios, haciendo que la inflación —el talón de Aquiles de la economía— comience a ceder para ubicarse en menos de un 11% el próximo año.
Por cada $10 de rebaja en el precio del barril, el país paga $200 menos al año, y este año en el programa macroeconómico se había estimado su valor en $118 muy por encima de los precios actuales.
Para el año entrante se estimaría su valor en $60 como promedio, lo que implicaría un ahorro de la factura petrolera en 2009 de $1.200 millones, equivalente a tres puntos del Producto Interno Bruto (PIB).
La crisis internacional habría tomado a Costa Rica bien preparada, un hecho admitido tanto por las autoridades económicas como por Dominique Strauss Khan, director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) durante una visita al país la semana anterior.
“Pese a que la economía cerrará 2008 con un crecimiento cercano al 3,5%, aumentó el poder adquisitivo de la población”, dijo Francisco de Paula Gutiérrez, presidente del Banco Central.
El funcionario visualiza 2009 más complicado, “porque en 2008 solo vimos una crisis desarrollándose en los países ricos, sin afectar su crecimiento”.
No obstante, el último trimestre del año y al menos el primero seguirá la recesión, lo que hará que la demanda por exportaciones sea menos intensa.
El financiamiento externo sería también más escaso y caro.
Sin embargo, el país ha logrado acumular préstamos con organismos financieros internacionales, como $850 millones con el Banco Interamericano y $500 millones con el Banco Mundial. Este último es un crédito directo al Banco Central para ayudar a las necesidades de liquidez de los bancos comerciales.
Las obras públicas previstas también sustituirán la recaída que pudiera darse en el esfuerzo privado.
La aprobación legislativa de un crédito de $117 millones coadyuvará en ese esfuerzo a capitalizar los bancos del Estado y reactivar el sector productivo.
Todos estos son factores que aumentarán la competitividad del país y mantendrán cientos de empleos en el sector de la construcción.
Pese a las fortalezas, se deben tomar medidas para disminuir sus impactos. “No se excluye el país de un ajuste interno para recuperar la estabilidad de la balanza de pagos y la inflación”, señaló Gutiérrez.
Con una liquidez reducida, una menor demanda interna y externa y precios de alimentos, materias primas y petró
leo más baratos, “uno solo ve la inflación con tendencia a disminuir”, agregó el jerarca del Central.
En el uso de recursos externos el país ha sido reacio a utilizarlos, pero ahora se abren espacios para hacerlo.
Por otra parte, el país tiene ahora más capacidad de control monetario mediante tasas de interés, abierto por el tipo de cambio, sin provocar ingresos de capitales fuertes.
La mejora en los términos de intercambio, permitirá pagar las importaciones con la misma suma de divisas bajando el déficit externo que este año cerraría en un 9,5% del PIB.
“Esperamos que se corrijan los desequilibrios externos y que la inflación tienda a amainar, de manera tal que en 2010 cuando la economía internacional empiece a recuperarse, nos encuentre en una buena posición para tomar ventaja en producción y empleo y con nivel de estabilidad macroeconómica adecuado”, afirmó Gutiérrez.

Ver comentarios