Logo La República

Domingo, 16 de diciembre de 2018



GLOBAL


Dolly obliga a evacuaciones en Tamaulipas

| Miércoles 23 julio, 2008



Al menos 23 mil personas fueron movilizadas
Dolly obliga a evacuaciones en Tamaulipas

Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos espera que ciclón se fortalezca antes de tocar tierra

México
EFE

Las autoridades mexicanas comenzaron ayer a evacuar con el apoyo del Ejército a cerca de 23 mil personas en el estado de Tamaulipas (nordeste), ante la inminente llegada de “Dolly”, que pasó de tormenta tropical a huracán.
Juan Camilo Mouriño, secretario de Gobernación (ministro de Interior), confirmó en una rueda de prensa que empezó la “fase de evacuación” en los municipios de Matamoros, Soto la Marina y San Fernando, sobre todo en zonas con riesgo de inundación.
En esta labor colaboran soldados de la Secretaría de Defensa Nacional (Sedena) y fueron enviados trescientos militares a Matamoros, ciudad fronteriza con Estados Unidos, para apoyar a las autoridades locales en labores “de prevención y evacuación”.
“Dolly” se encontraba a las 11.00 horas de ayer a 330 kilómetros de La Pesca, en Tamaulipas. Entre ese municipio y Matamoros se ha establecido una zona de alerta preventiva, según datos del Servicio Meteorológico Nacional (SM
N).
“Dolly”, que la tarde de ayer (local) alcanzó vientos máximos sostenidos de 120 kilómetros por hora, con lo que se transformó en huracán, se desplazaba al noroeste a una velocidad de 18 kilómetros por hora y podría tocar tierra hoy.
El Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos informó en su último boletín emitido antes del cierre de esta edición que se espera que “Dolly”, ya como huracán en la categoría uno de la escala Saffir-Simpson, se fortalezca aún más antes de impactar tierra el miércoles.
Los puntos que sufrirán más el embate de “Dolly”, de confirmarse su trayectoria y fuerza, serán Matamoros y Reynosa, en México, y la estadounidense Brownsville.
Tras pasar Tamaulipas, el meteoro se desviará hacia los estados mexicanos de Coahuila y Nuevo León y, parcialmente, Chihuahua.
El Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc) ha decretado “alerta naranja” (peligro alto) para Tamaulipas y las plataformas de Petróleos Mexicanos (Pemex) frente a sus costas, que podría pasar a “roja” (máximo) en las próximas horas.
Por el momento, el trabajo de Pemex en la zona continúa con normalidad, aunque ha sido activado el Plan de Respuesta a Emergencias por Huracanes (PRE-H) de la compañía.
Además del Ejército, otros ministerios y agencias gubernamentales mexicanas, como la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Marina (Semar) y Seguridad Pública (SSP), han reforzado su presencia en el norte de Tamaulipas, especialmente en Matamoros, Reynosa y Altamira.
El ministro de Interior, que participó la mañana de ayer en una reunión para analizar la situación con el gobernador de Tamaulipas, Eugenio Hernández, explicó al término de la misma que “el estado está listo para afrontar el reto” que representa “Dolly”.
Esta es la cuarta tormenta tropical de la temporada por la cuenca del Atlántico y el segundo ciclón de este año en esta zona.
El sur de Tamaulipas, el estado más susceptible en México de verse afectado por el meteoro, ha sufrido en las últimas seman
as inundaciones, aunque ya están regresando a sus hogares 1.500 personas que fueron evacuadas y las autoridades intentan asegurarse de “que no haya brotes epidémicos”, dijo el alto funcionario.
Doce municipios de la zona sur están en fase de “evaluación y cuantificación de los daños”, aunque el riesgo por “Dolly” se localiza sobre todo en el norte, en la frontera con Texas (Estados Unidos).
Ayer por la mañana quince albergues fueron puestos a disposición de la población en Matamoros, localidad fronteriza con Brownsville, dijeron a Efe fuentes de Protección Civil estatal.
Entre otras medidas ya se ha dado una “alerta marítima en el estado” para prevenir que se hagan a la mar embarcaciones.
El lines “Dolly” pasó como tormenta tropical por la península de Yucatán, donde se activó la “alerta roja” durante varias horas, pero las lluvias y vientos registrados durante el recorrido de la tormenta no dejaron daños de consideración.
Rick Perry, el gobernador de Texas (Estados Unidos), movilizó a 1.200 soldados de la Guardia Nacional del Estado mientras se espera que la tormenta tropical “Dolly”, con vientos de 113 kilómetros por hora, toque tierra cerca de la frontera de Estados Unidos y México.
A las 18.00 GMT el centro de la tormenta se encontraba a 370 kilómetros al sudeste de Texas y avanzaba en dirección noroeste a unos 15 kilómetros por hora.
Se envió una alerta
de huracán a áreas costeras como Port Isabel, South Padre Island y Brownsville. La mayor preocupación es la posibilidad de inundaciones en la región del Valle del Río Grande, donde viven unas dos millones de personas.
Las autoridades de Texas indicaron que no se ordenará la evacuación de habitantes en la costa a menos que “Dolly” alcance Categoría 2, con vientos sostenidos de por lo menos 179 kilómetros por hora.
La tormenta con vientos fuertes podría traer lluvias de más de 380 milímetros y la marejada que levanta su vértice podría alcanzar a 1,50 metros por encima de la cota de mareas altas.
Las poblaciones en la costa del Golfo de México prepararon albergues para quienes deseen abandonar las áreas más bajas e inundables.
La empresa Shell Oil, que evacuó a los trabajadores y tripulantes de sus plataformas petroleras en la región occidental del Golfo, indicó que no espera que esta tormenta afecte demasiado la extracción del crudo.