Enviar
Empresa dejará de distribuir y comercializar las marcas del fabricante General Motors
Disexport reinventa su negocio
Ahora se enfoca en un nuevo concepto de venta multimarca bajo el nombre Carmall y en servicios de mantenimiento y arreglo de autos

La empresa Disexport, dedicada a la comercialización y venta de vehículos nuevos y usados se encuentra en proceso de transformación.
A partir de ahora contará con dos divisiones. Una de ellas dedicada a la venta de motocicletas, cuadraciclos y autos de diversas marcas, bajo el nuevo concepto multimarca Carmall, y la otra enfocada en el servicio de mantenimiento y arreglo de los autos en el Flash Service Disexport.
Carmall es un nuevo concepto de agencia para la venta de vehículos, motocicletas y cuadraciclos que, a diferencia del pasado, ya no continuará distribuyendo las marcas Chevrolet, Cadillac y Opel de la compañía estadounidense General Motors. En este momento ya finiquitó el proceso con dichas marcas aunque quedan algunos pocos Chevrolet.
Ahora esta división comercializará vehículos marca Greatwall, Lifan y Fiat, así como cuadraciclos y motocicletas Honda y Freedom, aunque todas esas marcas continúan con el respaldo y la garantía de las respectivas agencias distribuidoras que las operan en Costa Rica. Es decir que Carmall es un nuevo medio de compra para los clientes.
Esta nueva división está abierta a la posibilidad de que más agencias exhiban y vendan sus productos en ella.
El primer local entró en operación en Heredia en noviembre pasado. Otro se ubica en la Sabana.
Por otro lado, la división Flash Service Disexport es un centro de mantenimiento preventivo y arreglo de vehículos. Las personas que adquirieron su auto de las marcas anteriormente distribuidas, continuarán gozando de la garantía por el periodo que esta indique.
“Nuestras fortalezas son la ubicación privilegiada de los puntos de venta y un equipo de asesores entrenados y comprometidos con sus metas”, aseguró Cinthia Ulloa, gerente de Mercadeo de Carmall y anteriormente de Disexport.
Como parte de esta liquidación la empresa cerró en agosto del año pasado la agencia ubicada en San Pedro, pues no era rentable mantenerla abierta.
La reinvención de la firma se debió a raíz de diferencias de criterio que enfrentó Disexport con la Compañía General Motors.
La disputa se inició por un embarque del alrededor de 233 autos de General Motors que ingresó al país días después de entrada en vigencia la Ley de Tránsito.
“Rechazamos los vehículos por no venir con las especificaciones que regula la Ley de Tránsito y ellos pretendían que aun así nos los dejáramos”, explicó Ulloa.
Bajo este argumento Disexport vio como un riesgo vender esos vehículos. Algunas de las especificaciones estaban relacionadas con el artículo 31 de la ley que habla de las bolsas de aire y dispositivos de parachoques delanteros y traseros, entre otros.
Además de este motivo, la crisis económica mundial también los llevó a tomar la decisión de dejar la venta de los vehículos de General Motors.
“Para nadie es un secreto que las ventas de la industria automotriz en Costa Rica cayeron un 55% en relación a las de 2008. La recuperación apenas comienza y el proceso toma su tiempo”, dijo Ulloa.
Disexport inició operaciones en Costa Rica en 1977, en el negocio conocido como Autolavado Hanna, en la Rotonda de la Hispanidad en San Pedro.

Vanessa Chaves
[email protected]
Ver comentarios