Dimisión de Pedro Sánchez allana camino de Mariano Rajoy en España
Pedro Sánchez, líder socialista y obstáculo principal de las ambiciones del presidente en funciones, dimitió a última hora del sábado. Bloomberg/La República
Enviar

Después de nueve meses, dos elecciones y una dramática revuelta en el seno del partido socialista, con 137 años de historia, la maquinaria política española parece haberse liberado del bloqueo este fin de semana en un cambio crucial que podría permitir que finalmente Rajoy consiga la presidencia por segunda vez.

El líder socialista, Pedro Sánchez, obstáculo principal de las ambiciones del presidente en funciones, dimitió a última hora del sábado, tras más de diez horas de tempestuoso debate en Madrid frente a los rebeldes que exigían que cesara en su oposición al Partido Popular de Rajoy. Con 85 diputados de un total de 350 en el Parlamento, la segunda mayor fuerza política, Sánchez ha mantenido a todos los efectos un veto a la investidura de Rajoy, a pesar de no haber sido capaz de presentar una coalición alternativa en contra del PP.

{l1}rajoy_busca_en_pais_vasco_los_votos_que_necesita{/l1}

La gestora en funciones que reemplazará a Sánchez se reúne por primera vez este lunes. En su lista de cometidos está la organización de la elección de un nuevo líder y resolver cómo afrontar la humillante tarea de poner en el poder a su tradicional rival. Rajoy se quedó a un puñado de votos de lograr la investidura el mes pasado, con el apoyo del partido liberal y pro-mercado Ciudadanos, y necesita lograr el apoyo del Parlamento antes de finales de octubre para evitar la convocatoria de unas terceras elecciones.

“Los socialistas no pueden permitirse unas nuevas elecciones, porque sería como apretar el botón de autodestrucción”, comentó en una entrevista telefónica Antonio Barroso, analista político en Teneo Intelligence en Londres. “Han perdido poder negociador y Rajoy puede aprovecharlo”.

{l2}rajoy_mas_presionado_en_tanto_sus_aliados_reconsideran_apoyo{/l2}

Dos encuestas diferentes publicadas el lunes mostraban que los socialistas perderían más votos y quedarían por detrás del partido anti austeridad Podemos si España volviese a las urnas en diciembre, y ninguna de las dos recogía la reacción de los votantes al drama del fin de semana. Un sondeo de GAD3 a 3.400 personas, llevado a cabo entre el 5 y el 30 de septiembre, pronosticaba que los socialistas podrían perder alrededor de 17 diputados, quedando en 68, Podemos con 69 y el PP cerca de la mayoría con 159.

La confrontación del sábado entre los partidarios de Sánchez y la facción rebelde en el comité federal del partido había sido retrasada por las discusiones acerca de la agenda para la reunión, cómo se realizaría la votación e, incluso, quiénes podrían votar. En un punto determinado, los partidarios del líder prepararon una urna y comenzaron a recoger los votos antes de que interviniesen los rebeldes, insistiendo en que debían votar a mano alzada.



Ver comentarios