Enviar

Se podría salir de grandes problemas heredados por la presente administración, si se mira por encima de intereses personales o de grupos y se es capaz de elevar el pensamiento y la propuesta de soluciones a la altura de una madurez política que Costa Rica debe afianzar


Diferentes visiones de la coyuntura actual

En un escenario en el que muchos actores proceden como protagonistas con guión propio y el Gobierno no logra consolidar aliados firmes para sus propósitos, se manifiestan en el sector privado tanto los pesimistas como los optimistas.
Algunas empresas se van o movilizan parte de su negocio en busca de aires nuevos más favorables, mientras otras llegan a invertir aquí a pesar de conocer las repetidas quejas de una parte del sector productivo que exige mejores condiciones para seguir.
Las primeras aducen altos costos de factura de electricidad y demoras encarecedoras por tramitomanía burocrática así como los problemas de infraestructura, aunque en este renglón se trabaja ya. Ven un ambiente desmejorado para sus negocios.
Otros, en cambio, aseguran que el éxito de una empresa no reside solo en posibles variables de costos como en capacidad de innovación y nuevos modelos de administración, que, por cierto, deberían aplicar aquí o en cualquier otro lugar en donde desarrollaran negocios.
Estos últimos, como es el caso de Florida Ice and Farm Company, ven la época de crisis como una buena oportunidad de ser creativos y pasar a formar parte del grupo que se propone ser parte de la solución sin esperar todo del Gobierno.
En medio de este panorama, otro tipo de actores también busca jugar papeles protagónicos de diferente modo y con diversos intereses.
Por ejemplo, la ya inminente elección de gobiernos locales, ha comenzado a mover el juego hacia la consecución de votos en ciertos casos.
Por otro lado, la Asamblea Legislativa es también un tablero en donde deben acomodarse las fichas.
En este sentido puede ser importante —siempre que vaya más allá de una estrategia coyuntural— la posición expresada por el Jefe del PUSC, quien ante los que considera grandes problemas como el déficit fiscal y las expectativas empresariales, piensa que lo fundamental es contar con una agenda de trabajo que defina ejes temáticos.
Los ocho votos de su fracción —ha dicho a este medio— serán para quien amarre una agenda de trabajo sobre los grandes temas nacionales.
Así las cosas, el país atraviesa un momento decisivo en el que podría lograr salir de grandes problemas heredados por la presente administración, si se mira por encima de intereses personales o de grupos y se es capaz de elevar el pensamiento y la propuesta de soluciones a la altura de una madurez política que Costa Rica debe afianzar.

Ver comentarios