Enviar
LDickens: un activista socia
Mañana se cumplen 200 años de nacimiento del considerado por muchos el mejor escritor británico del siglo XIX

Con su feroz denuncia de las desigualdades sociales y una acérrima defensa de los pobres, el escritor británico Charles Dickens, de cuyo nacimiento se cumplirán 200 años mañana, fue la conciencia de la Inglaterra victoriana.
Desde “Oliver Twist” o “David Copperfield”, hasta “Casa desolada”, todas sus obras, en su mayoría ambientadas en Londres, denuncian la corrupción e hipocresía de las instituciones británicas del siglo XIX, y, mientras los necesitados merecen su compasión, es evidente su hostilidad hacia los ricos.
¿Pero qué lo inspiró a hacer esa literatura de denuncia?
“No fue una motivación política, ya que aborrecía a los políticos tras su experiencia como reportero en el Parlamento”, asegura John Bowen, experto en Dickens de la universidad de York (norte inglés).
Según Bowen, por una parte el escritor, que nació el 7 de febrero de 1812 en Portsmouth (sur de Inglaterra) en una familia de clase media-baja, reaccionó a los inmensos cambios que atravesaba Inglaterra en aquel momento, cuando empezó la industrialización y miles de personas emigraron a la capital, donde vivían en condiciones paupérrimas.
Por otra parte añade el catedrático, “Dickens sufrió en propia carne el estigma la pobreza” pues, con 12 años, estuvo empleado en una fábrica de betún cuando su padre, un oficinista que trabajó para la marina británica, fue encarcelado por deudas.
Dickens fue un activista social tanto en su obra como en su vida, en la que promovió diversas campañas para mejorar la educación y la sanidad de los pobres y fundó un centro para mujeres marginadas en colaboración con la millonaria filántropa Angela Burdett-Coutts.
De religión protestante, liberal y progresista, el escritor, que tuvo mucho éxito y se enriqueció, “era un reformista radical”, pero “no hay ninguna duda de que no era un revolucionario”, señala Simon Winder, directivo de la editorial británica Penguin, que acaba de publicar una nueva biografía del novelista.
“Su idea era que si las personas hicieran más el bien, la sociedad sería mejor”, una posición que actualmente “ha quedado desfasada”, apostilla.
Pese a que no fue un socialista revolucionario, en el sentido de que nunca abogó por un cambio estructural de la sociedad, Dickens se interesó por revoluciones como la francesa de 1789, que abordó en su novela “Historia de dos ciudades”.
Su crítica social fue elogiada por el ideólogo del socialismo Karl Marx, que fue su contemporáneo en Londres y gran admirador de su obra, aunque ambos no llegaron a conocerse y seguramente Charles Dickens “no tuvo constancia de las teorías” del filósofo, que por entonces era pobre y desconocido, apunta Bowen.
Con todo, Dickens, considerado por muchos académicos como el mejor escritor británico del siglo XIX, influyó en muchos de sus contemporáneos, como los rusos Tolstói y Dostoievski, y su obra continúa inspirando a escritores actuales como, según han reconocido, Salman Rushdie y Martin Amis.
Además de su innegable creatividad e inolvidables personajes, lo cual lo conecta con sucesivas generaciones de lectores es, a juicio de Bowen, “su acertado retrato de los efectos del cambio en las sociedades modernas”, hecho “con pasión pero sin amargura”.
Aunque Dickens arremetió sin piedad contra las instituciones británicas, desde la justicia hasta la educación o el sistema de prisiones, lo hizo, como observó en un ensayo el escritor George Orwell, “sin enemistarse con nadie”, hasta el punto de que, paradójicamente, “él mismo se convirtió en una institución nacional”.

Londres / EFE

Ver comentarios