Iris Zamora

Iris Zamora

Enviar
Lunes 4 Agosto, 2014

La sociedad nos dio una tarea, no hay razones para traicionar el mandato que voluntariamente aceptamos


…desde Moncho

Días de prensa...

Por ahí se repite un adagio popular sobre que “perro que come perro no es un buen perro”… se supone que una no critica a gente que hace el mismo trabajo que una, que comparte oficio.
No se estila la auto-crítica en el periodismo en donde “siempre tenemos la razón”. “Somos los que conocemos la verdad”. Nuestra epidermis suele ser tan sensible como la de los políticos (¡más aún!), nuestra relación con las audiencias o públicos es tan vertical como lo es la Iglesia católica o el Poder Judicial.
Con la premisa de no hacer públicas nuestras críticas al trabajo de los otros, de poseer la verdad por encima de la clase política, o el poder, resulta difícil en este concurso de egos que nos tenemos, aceptar que no somos los protagonistas, no somos la noticia, no somos los hechos. Que nuestras creencias, opiniones, se quedan en ese ámbito íntimo, personal, excepto si las hacemos desde los espacios dedicados a la opinión o a la voz Editorial.
El “balance” en nuestros medios de comunicación solo es retórica
El caso de don Jorge Luis Pinto, versus la Federación. Con excepción de Amelia Rueda, que no es periodista deportiva, el tratamiento ha sido desbalanceado, parcializado. Prensa actuando como correa de transmisión de la Fedefútbol.
Leer periódicos, o ver noticieros al día siguiente del destape del señor Pinto daba pena. Imagino que los profesores de las carreras de periodismo, deben haber recopilado ese material, para trabajar con sus estudiantes sobre la no cobertura, sobre el irrespeto a la verdad, al balance.
Leer la estela de entrevistas a los empleados de la Federación, para justificar la actuación de los directivos del futbol nacional, fue realmente vergonzoso.
No lo que ellos hablaron, total si han mentido para mantener sus empleos, es un asunto de su conciencia; me refiero a nuestro papel como periodistas, como comunicadores, como buscadores de la verdad… Solo faltó que entrevistaran al hombre que vende pejibayes al ingreso del Proyecto Gol, diciendo que el perverso de Pinto nunca le compró un solo pejibaye… Esa cobertura parcializada, sin balance, se parece a la que algunos mantienen en el caso de la crisis entre Hamás y el Estado de Israel.
“Matriculados” con una de las partes del conflicto; de nuevo presentan a la opinión pública hechos sesgados, parcializados, que están motivando, promoviendo la xenofobia, el odio.
El caso del exmagistrado, a quien la Asamblea Legislativa revoca el nombramiento. Realmente es para detenernos. Si nuestra soberbia es tal que no aceptamos que perdimos el camino, debería ocuparnos los que nos leen, ven, o los que nos escuchan.
Insisten en ignorar que son dos procesos, uno administrativo por acoso, hostigamiento que generó su despido; otro diferente el penal. Convertir en “pobrecito” al imputado, promoviendo dudas contra la víctima es inaceptable… ¿Misoginia? ¿Machismo?
La sociedad nos dio una tarea, no hay razones para traicionar el mandato que voluntariamente aceptamos. Nuestros públicos están convencidos que les narramos la verdad.

Iris Zamora