Logo La República

Miércoles, 12 de diciembre de 2018



INVERSIONISTA


Diamante en bruto

Redacción La República [email protected] | Lunes 18 febrero, 2008



Diamante en bruto

Al mercado de tarjetas de crédito en Centroamérica aún le queda mucho espacio para crecer

Agustina Cobas
[email protected]

Desde años atrás las tarjetas de crédito, o dinero plástico, han comenzado a jugar un papel mucho más relevante, logrando ser uno de los principales medios de pago utilizados por los consumidores de Costa Rica y el resto del istmo.
Sin embargo, el potencial de crecimiento que esta industria tiene es muy grande, y la llegada de entidades financieras globales refleja la capacidad de crecimiento que Centroamérica tiene.
En este contexto, no solo los bancos internacionales han venido a aprovechar un mercado en desarrollo, sino también los emisores de tarjetas de crédito han visto un nicho importante, y han sabido aprovecharlo.
Así lo considera Frank Rodríguez, gerente de país para Costa Rica, Guatemala y Honduras de MasterCard Worldwide.

¿Cuál ha sido el desempeño en 2007 del mercado de tarjetas de crédito en Centroamérica?
En general, el desempeño ha sido bueno. En el caso de MasterCard, reportamos 1.600 millones de compras realizadas por los tarjetahabientes de Latinoamérica y el Caribe el año pasado.
La empresa ha mostrado una tendencia al aumento gracias a la emisión de nuevas tarjetas y la puesta en marcha de la nueva estrategia al cliente enfocada a diseñar productos innovadores e implementar un valor agregado en el procesamiento de las transacciones, así como en información y servicios relacionados.

¿Cuáles son las perspectivas de MasterCard para el mercado costarricense en 2008?
Costa Rica es un mercado emergente y por ende las posibilidades de desarrollarse y crecer son muy grandes. Es importante destacar que hemos incursionado con mayor fuerza y esperamos mantenernos acá para dar nuestro apoyo a los entes emisores, comercios y consumidor final.
MasterCard enfrenta una gran oportunidad en el mercado costarricense, por ser esta una industria dinámica y de alto crecimiento. Las investigaciones basadas en todas las transacciones de pago entre clientes, negocios y el Gobierno demuestran que hay una gran oportunidad en el mercado, desplazar las tradicionales formas de pago y aportar las ventajas de la información digital y las transacciones seguras en cada lugar del mundo.

¿Qué impacto puede tener la crisis financiera de Estados Unidos sobre el mercado de tarjetas de crédito en ese país?
Prefiero enfocarme en el hecho de que han pasado ocho años en que la región de América Latina y el Caribe ha alcanzado un crecimiento de cifras de dos dígitos.
En parte, nos hemos beneficiado de condiciones macroeconómicas y demográficas sumamente favorables en todo el territorio. La población en la región es joven, cada vez aumenta más y está incursionando en el mundo laboral; los consumidores se sienten optimistas sobre las condiciones económicas y exigen productos que se ajusten a su estilo de vida; además de estar adoptando los métodos de pago de plástico. Confiamos en que la región seguirá creciendo y adoptando el dinero plástico.

Las tasas de interés se han reducido mucho, pero las que cobran las tarjetas siguen siendo elevados. ¿Cuál será el comportamiento este año?
MasterCard no interviene en la definición de los intereses que cobran los emisores por el uso de las tarjetas de crédito. En nuestro caso, lo que siempre buscamos mediante nuestro modelo único de negocio es proporcionar un conjunto sofisticado de beneficios y productos innovadores, procesamiento de transacciones y servicios de asesoría que permiten conexiones económicas, promueven el desarrollo comercial a una escala global y local e impulsan el crecimiento del negocio para nuestros clientes.

¿Qué elementos le recomienda analizar a alguien que va a solicitar una tarjeta de crédito por primera vez?
Las tarjetas son un modo de pagar más simple, más conveniente y más seguro que el efectivo y los cheques, mejorando la experiencia del consumidor. También le proporcionan soporte financiero en una emergencia, le permiten establecer un historial de crédito y pueden ayudarle a administrar su dinero.
Es importante que toda persona que solicite una tarjeta de crédito pregunte qué beneficios le brinda, cuál es el límite de crédito que tiene, la tasa de interés, la fecha de pago tanto de contado como pago mínimo y cuál es la fecha de corte.
Pero junto con los beneficios de tener una tarjeta de crédito viene la responsabilidad, la cual, si no se sabe manejar bien, puede causar serios problemas financieros. Aprender cómo seleccionar y usar una tarjeta es un primer paso muy importante para cualquier persona.