Enviar
Abaratar el servicio fue la opción menos recomendada
Desesperación llevó a hoteleros a bajar tarifas
Empresarios esperan que clientes no se resientan al momento de aumentar precios

Ante la dura situación económica que ha atravesado el turismo durante el último año, la mayoría de los empresarios hoteleros optaron por bajar los precios.
Aunque no existen cifras exactas, los representantes de las cámaras de turismo de diversas zonas y empresarios del sector coinciden en que una gran parte de los hoteleros no tuvo otra salida más que reducir el costo de sus servicios ante la falta de clientes.
La recomendación por parte de la Cámara Costarricense de Hoteles y la Cámara Nacional de Turismo, era que estos dieran valores agregados a sus tarifas.
También se instó a disminuir los gastos mediante acciones innovadoras y mantener un buen servicio al cliente.
“Nosotros recomendamos establecer estrategias de valor agregado y no bajar lo precios, pues a la hora de subirlos resultará totalmente contraproducente, va a costar que la gente lo acepte”, dijo Henry Murillo, director de CANATUR.
Sin embargo como efecto dominó, desde que a principios de año los primeros hoteles empezaron a bajar sus tarifas, la competencia debió hacer lo mismo si deseaba mantenerse a flote y atraer a los pocos turistas que para esa época quedaban.
“Al abaratar el producto hay un riesgo grande de que después cuando los precios vuelvan a subir el consumidor se resienta pues como ya se sabe el turista es muy sensible”, dijo Pablo Solano, director ejecutivo de la Cámara Costarricense de Hoteles.
Ante esta situ
ación y vislumbrando una mejoría el próximo año, los gerentes y dueños de hospedajes tienen fe en que el aumento en sus tarifas sea tomado por los clientes como parte del cambio de precios por temporadas.
En la zona de Sarapiquí, la mayoría de los hoteles además de canjear servicios también optó por brindar ofertas y paquetes que ofrecieran precios más asequibles.
“La crisis y la entrada de la temporada baja coincidieron, entonces esperamos que no haya afectación de un alza por la normalidad con que se manejan los cambios en los precios según la época del año”, dijo Rossilyn Valverde
, directora de la Cámara de Turismo de Sarapiquí.
Actualmente estos negocios están empezando a ver un repunte en cuanto a las reservaciones, situación que podría responder más a la llegada de fin de año que a una recuperación completa del sector.
Uno de los hoteles que se resistieron a bajar sus tarifas fue el Ramada Plaza Herradura.
“Mantuvimos nuestra tarifa, tratamos de seguir las instrucciones de los expertos no bajando precios y dando valores agregados, pero a pesar de esto por supuesto que sentimos la reducción en la actividad”, dijo Gustavo Segura, gerente general del Hotel Ramada Plaza Herradura.
Para 2010 se vislumbra un año de recuperación por parte de la mayoría de los empresarios hoteleros y para 2011 esperan tener los mismos ingresos que antes de que llegara la crisis.

Vanessa Chaves
[email protected]


Ver comentarios