Desconocimiento limita uso de derivados
Enviar
Desconocimiento limita uso de derivados


Miedo y falta de conocimiento parecen ser las causas del poco uso por parte de las empresas, además de la poca volatilidad que el tipo de cambio ha mostrado

Agustina Cobas
[email protected]

A pesar de la mayor flexibilización que se le ha dado al régimen cambiario, dentro del cual el tipo de cambio puede ahora variar más que antes, generando el consecuente riesgo para exportadores e importadores, son muy pocos los empresarios que se han lanzado a estudiar y utilizar productos de cobertura.
Ejemplo de ello es la escasa demanda que los contratos de diferencia, hasta ahora el único producto de cobertura autorizado para ofrecerse en el mercado local, ha tenido.

Desde que el régimen cambiario de minidevaluaciones fue sustituido por el de bandas, en octubre de 2006, solamente un contrato de diferencia se ha negociado en la Bolsa de Valores, y se hizo después de noviembre de 2007, cuando el Banco Central anunció una mayor flexibilización de las bandas, aumentando el espacio entre el límite superior y el inferior.
Una de las razones por las que no ha habido suficiente demanda es la estabilidad que el valor del dólar respecto al colón ha mostrado.
Esto ha hecho que el tipo de cambio sea relativamente predecible para los empresarios, quienes, con base en el comportamiento que ha tenido hasta ahora, proyectan sus negocios con el exterior.
“Nosotros no estamos usando estos productos de cobertura, no le veo volatilidad al tipo de cambio, no ha bajado o subido violentamente. No veo que los sectores productivos estén preocupados por eso, están preocupados por otras cosas”, comentó Carlos Federspiel, presidente de la Cámara de Comercio y empres
ario.
No obstante, la flexibilidad que tiene ahora el régimen cambiario no garantiza estabilidad del tipo de cambio, por lo que una fuerte apreciación o depreciación del colón respecto al dólar podría darse en cualquier momento, afectando los pronósticos de las empresas.
Es por esto que algunas empresas con operaciones en el exterior, como Durman, han estado utilizando estos productos de cobertura desde antes de que se hiciera la modificación en el régimen.
Para protegerse de las variaciones en el tipo de cambio, la empresa establece contratos a futuro.
Por ejemplo, cuando se tiene una cuenta por pagar en moneda extranjera a tres meses, se compra un forward de tipo de cambio, estableciendo un tipo de cambio, y eso le permite eliminar el riesgo cambiario y poder fijar los precios de la mercadería y el margen financiero que la empresa obtiene.
Así, se puede saber hoy lo que se va a pagar dentro de tres meses.
Aunque en un caso como este se desaprovechan las apreciaciones en la moneda, el beneficio es que se elimina completamente el riesgo de la operación, y se conoce el margen desde el principio.
Con el uso de los derivados no queremos especular, por el contrario, se utilizan para tener resultados más predecibles, y no llevarse sorpresas. Algunos de los beneficios de los productos de cobertura son que se cuenta con un tipo de cambio fijo desde el principio, no se afecta la relación entre el acreedor y la compañía, y se conoce el margen financiero desde el inicio, explicó Alexandra Thome, gerente de Riesgos de Durman Esquivel.

Ver comentarios