Alejandra Esquivel

Alejandra Esquivel

Enviar
Jueves 21 Enero, 2016

 Es claro que el modelo mundial está migrando hacia la automatización y que en Costa Rica no seremos la excepción

¿Desarrollo y desempleo? No, Desarrollo y empleo

El pasado 13 de enero estadísticas de la OCDE reflejaban estabilidad en la tasa de desempleo, respecto al pico mostrado en enero 2013. “Al otro lado” de la OCDE, las estadísticas también eran más favorables que en enero 2013, pero aún había 5,9 millones más de desempleados que en julio 2008, justo antes de la crisis. Contrastadas con las altas tasas de desempleo de la zona euro, las estadísticas de desempleo de Costa Rica no se deducían en tan mala posición, contrario a si comparamos resultados con Estados Unidos o México, por ejemplo.
Algunos se verán tentados a quedarse con la conclusión de que si estamos mejor que en el promedio de la zona euro, entonces “estamos bien”, sin repasar que hay otros países más cercanos geográficamente, que están logrando tasas de desempleo más bajas que nosotros.
Aunque las comparaciones en este tipo de estadísticas son válidas, no son suficientes, hay otro tipo de evidencias a nuestro alrededor, que están alertando ante la desmejora que se predice en las estadísticas mundiales de desempleo a raíz del cambio tecnológico en 15 grandes economías desarrolladas y emergentes. El Foro Económico Mundial pronostica que de aquí a 2020 más de 5 millones de empleos se habrán perdido como consecuencia de los avances en la genética, la inteligencia artificial, la robótica y otros cambios tecnológicos, según noticia que sacara a la luz pública Bloomberg el martes de esta semana.
La noticia no debe tomarse a la ligera, muchos dirán, “Costa Rica no está preparada para robotizarse” de aquí a 2020, de hecho me declaro culpable de ser una de las que lo piensan; sin embargo, las conclusiones que revela la noticia, están basadas en una muestra que abarcó a un 65% de la fuerza laboral mundial, producto de una encuesta llevada a cabo en 15 economías.
Es claro que el modelo mundial está migrando hacia la automatización y que en Costa Rica no seremos la excepción. La pregunta es, ¿Para hacer algo, nos vamos a esperar hasta que los cambios tecnológicos hayan duplicado nuestra tasa de desempleo actual?
El sector productivo del país no puede permitirse la obsolescencia tecnológica, está en la obligación de evolucionar con la dinámica mundial. En la misma medida, las autoridades políticas, académicas y cada uno de los que componemos la Población Económicamente Activa (PEA) de este país, debemos tomarnos en serio estas advertencias porque tan negativo sería para el desarrollo del país no promover esta migración tecnológica, como negativo para la sociedad, el quedarnos estancados en medio de tanto movimiento que irónicamente nos tiene sumidos en una inercia productiva que no nos permite evolucionar con la rapidez que lo están haciendo estas economías grandes y emergentes.
La exhortación debe calar profundo sobre la PEA de las áreas administrativas y de oficina, por cuanto se indica que estas áreas representarán dos tercios de las pérdidas, cuestión que de materializarse, afectaría significativamente también a las mujeres debido a nuestra baja participación en las ramas que tendrán auge, como la ciencia, la tecnología, la ingeniería y la matemática.
Las competencias cuando no se “nace” con ellas, no se “hacen” de un día para otro, cada trabajador deberá identificar cuáles son las competencias que lo mantendrán en el mercado laboral o lo harán ser parte de una estadística de desempleo que todos lamentaremos, pero por los que no se podrá hacer mucho si no se toman estas advertencias en serio desde ya… como país, no hay que ser genio para saber que urge poner sobre la mesa las medidas de corto, mediano y largo plazo, para potenciar nuestro desarrollo, sin que se disparen las tasas de desempleo del país. ¿Desarrollo y empleo? Depende de todos.