Logo La República

Jueves, 22 de abril de 2021



FORO DE LECTORES


Desarrollo Organizacional para la Transformación Educativa con TIC

Willy Castro Guzmán. [email protected] | Lunes 01 marzo, 2021

Wyll

Willy Castro Guzmán

Académico Universitario

Hace una década publicaba en un medio escrito nacional, sobre el valor de las Comunidades de Práctica como un potencial enfoque de desarrollo profesional docente, el cual, al estar orientado hacia el aprendizaje situado, colaborativo y en la práctica; resultaba innovador para promover la integración de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) en la Educación. Si bien es cierto, enfoques como las Comunidades de Práctica siguen estando vigentes y contribuyen de manera importante a la temática, la actualidad nos exige modelos más integrales.

Aileen Kennedy presentó en el 2005 una variedad de modelos de desarrollo profesional docente los cuales clasificaba en: Basados en la transmisión de conocimientos, como el modelo de entrenamiento tradicional o capacitación; Transicionales, en donde se pueden incluir las Comunidades de Práctica y Transformativos, entre los que se clasifican los enfoques basados en la investigación-acción. Sin embargo, todos comparten el hecho de que el sujeto del desarrollo profesional es la persona docente. Esto no es un error en sí mismo, sin embargo, hoy día no debe considerarse como la receta única, pues la integración de las tecnologías en educación pasa por la importancia de desarrollar una estructura base para la construcción de conocimiento que trascienda de un desarrollo profesional docente a un desarrollo organizacional.

La forma en cómo nos aproximemos al fenómeno del uso de TIC en Educación determinará en gran medida las soluciones. En este sentido, si se considera que la responsabilidad para un mayor y más adecuado uso de las tecnologías para promover aprendizajes es exclusiva de la persona docente, y que los modelos de formación deben estar orientados a superar las limitaciones pedagógicas y técnicas que estas experimentan, tendremos como resultado formas tradicionales de desarrollo profesional. Pero, si reconocemos que las barreras son multifactoriales y además que en ellas intervienen una gran variedad de actores, entonces reconoceremos también que lo que se requiere es pasar superar las barreras del profesorado a crear las condiciones organizacionales adecuadas para dicha integración efectiva de las TIC.

Los obstáculos en la integración de las TIC para el aprendizaje van más allá de que la persona docente quiera o no integrar tecnologías, o si las usa bien o no. Hay una variedad de condiciones institucionales, una variedad de actores que participan y un sin número de reglas, que en el marco de determinada organización del trabajo bien facilitan o dificultan la obtención de resultados positivos. Más aún, los factores extrínsecos a la persona docente pueden incidir en la dimensión interna, tanto a favor como en contra de la decisión de usar las TIC.

Si se toma como ejemplo la cantidad y diversidad de actores institucionales que inciden en una institución educativa, participarán al menos, las autoridades institucionales o departamentales, los departamentos de tecnología, los equipos de apoyo pedagógico y administrativo. De hecho, un actor crítico, y poco considerado, para el éxito en el uso de las TIC para la promoción de aprendizajes es el mismo estudiantado. Esto ponen de manifiesto el carácter colectivo del fenómeno y en consecuencia, de las características de las posibles soluciones formativas.

El desarrollo profesional organizacional debe entonces, reconocer algunos mínimos para su implementación: Procesos formativos integrales que trasciendan la atomización de los actores participantes. Pasar de un enfoque del desarrollo de la persona, al desarrollo y mejora de las actividades de enseñanza y aprendizaje, lo que traerá como consecuencia el desarrollo de los sujetos involucrados. El reconocimiento de que hay múltiples voces, con múltiples perspectivas y que el reto es poder identificar las tensiones y contradicciones existentes para buscar soluciones integrales construidas colaborativamente. Pasar de un modelo de capacitación tradicional en donde el resultado es un certificado que acredita a alguien como capaz de hacer determinada cosa; hacia un modelo laboratorios de cambio para la transformación de las formas tradicionales de enseñanza y aprendizaje con TIC, en donde el principal beneficiado sea el estudiantado. Como ya lo mencionara Thomas Guskey, uno de los tres objetivos principales de los programas de desarrollo profesional es el cambio en los resultados de aprendizaje del estudiantado; y en relación con el uso de las tecnologías, esto no depende solo de la persona docente, sino de la organización completa.




 






© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.